Minoristas se hunden pero en los centros comerciales hay dinero

Más recientemente, los propietarios de centros comerciales han gastado dinero para renovar propiedades existentes en un intento de atraer tráfico de personas.

Bloomberg.- Si es usted una de esas personas que piensan que al sector minorista de Estados Unidos le está yendo bien, bueno, hay tres posibilidades: usted ha estado viviendo debajo de una roca, piensa que Amazon se refiere a un río sudamericano o es un promotor inmobiliario.

Mientras todo el mundo -desde los antes poderosos grandes almacenes hasta las cadenas de ropa especializadas- anuncia planes de cerrar cientos de locales y los minoristas se declaran en quiebra a un ritmo récord, los constructores están invirtiendo sumas crecientes en proyectos minoristas.

En todo EE.UU., el gasto de construcción en centros comerciales superó los US$ 1,600 millones en junio, la mayor cantidad desde 2008 y la Gran Recesión.

Los constructores han estado especialmente ocupados trabajando en centros comerciales al gastar US$ 404 millones en abril.

En términos nominales, ése es el segundo mayor total mensual registrado, según datos del censo que se remontan a julio de 2008.

Por lo tanto, en un momento en que los titulares de las noticias están llenos de cierres de tiendas, e internet destruye metódicamente cualquier experiencia que implique aparcamientos, probadores o cajas registradoras, ¿por qué todavía estamos construyendo más espacio comercial?

En primer lugar, vale la pena señalar que no se trata de una dinámica completamente nueva. Durante las últimas dos décadas, el desarrollo del comercio al por menor ha superado el crecimiento de la población en la mayoría de las grandes áreas metropolitanas.

Esto se debe en parte a una excesiva exuberancia y también a la evolución de la demanda y la competencia de los consumidores. Las tiendas de grandes dimensiones como Best Buy o Bed Bath & Beyond crearon los llamados centros de energía, aumentando la huella física de los minoristas y, simultáneamente, absorbiendo clientes que habrían comprado sus sábanas y televisores de pantalla grande en las grandes tiendas tradicionales.

Más recientemente, los propietarios de centros comerciales han gastado dinero para renovar propiedades existentes en un intento de atraer tráfico de personas.

Eso a menudo significa demoler el espacio excesivo y hacer mejoras para crear espacio para restaurantes y otras atracciones en un último esfuerzo para prolongar la vida de las tiendas físicas al por menor.

“La principal consideración es la inversión en renovación de activos existentes en lugar de un nuevo desarrollo básico”, dijo Sam Chandan, presidente de Chandan Economics, en un correo electrónico.

“Los aspectos experienciales del comercio al por menor y la prestación de servicios que no pueden concretarse online, como una cena afuera, están impulsando la inversión en el reposicionamiento de los centros comerciales”.

Hay otras razones para estos números más altos. Una creciente preferencia por construir cerca de centros urbanos puede estar inflando los costes de edificación al forzar a los promotores a pagar más por mano de obra y tierra.

Los mercados que están prosperando hoy podrían no tener suficiente venta al por menor, mientras que las áreas que apoyaban los centros comerciales décadas atrás ya no ofrecen a los minoristas las mismas oportunidades.

En conjunto, sin embargo, las fuerzas que impulsan el gasto en la construcción de centros comerciales en el corto plazo ofrecen un recordatorio rotundo: aunque los locales cierren, y el cambio a las compras online se acelere, las tiendas físicas no van a desaparecer todas de una vez.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Humor S.A.Jaime Herrera

¿Perú, de qué raza eres?

Herejías EconómicasGermán Alarco

Estrategia minera equivocada

El Vino de la Semana

El Lado B: Massala restaurante

PREGUNTA
DEL DÍA

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO