Inditex, dueña de Zara, descubre el problema de ser formadora de tendencias

Inditex continúa innovando y adaptando su modelo con miras al crecimiento de las ventas online, en parte mediante la apertura de menor cantidad de tiendas físicas, pero de mayores dimensiones.

(Foto: Bloomberg)
(Foto: Bloomberg)

(Bloomberg).- Quienes compran en Zara, de Inditex, están habituados a obtener artículos de última moda a precios accesibles. No les pasa lo mismo a los inversores en la mayor firma minorista de indumentaria del mundo.

Como es habitual, en su primer trimestre Inditex SA presentó un impresionante crecimiento de las ventas, un marcado contraste con sus rivales Hennes & Mauritz AB (H&M) y Next Plc, a las cuales les ha costado incrementar los ingresos.

Pero a diferencia de los vestidos floreados y los atuendos enterizos con volados de Zara, las acciones podrían parecer caras. Han subido alrededor de 27% en los últimos 12 meses y se negocian a una ratio precio-ganancias de 29 veces, casi el doble de la ratio de H&M.

El desafío de Inditex ha sido incrementar las ventas y mantener los márgenes. En el último trimestre de su más reciente año financiero, el margen bruto –la diferencia entre el precio al que una firma minorista compra y al que luego vende- se redujo al menor nivel en casi ocho años.

Los últimos resultados dan cuenta de cierto avance. El margen bruto creció a 58.2% en el primer trimestre, en comparación con 54.8% en los tres meses anteriores.

Como hemos señalado en estas columnas, en un mercado minorista difícil Inditex está mejor ubicado que la mayoría. Si bien el interés de los consumidores por la ropa declina, la capacidad de Zara de llevar la última moda de las pasarelas a las tiendas en cuestión de semanas significa que seguiría teniendo una ventaja competitiva.

Su rapidez también significa que podría conseguir que sus ventas fueran a prueba del tiempo, mientras que otras firmas minoristas se ven afectadas por cambios de temperatura impredecibles.

Inditex no ha podido eludir el impacto del dólar fuerte, que ha afectado sus márgenes porque las firmas minoristas por lo general pagan a los proveedores asiáticos en la moneda estadounidense.

Pero también en ese plano su modelo de negocios resulta útil: alrededor de la mitad de sus prendas se fabrica cerca de sus sedes en el noroeste de España, Portugal y África del Norte. Solo depende de Asia para aproximadamente el 30% de sus productos, en comparación con alrededor del 80% en el caso de H&M.

Por otra parte, Inditex continúa innovando y adaptando su modelo con miras al crecimiento de las ventas online, en parte mediante la apertura de menor cantidad de tiendas físicas, pero de mayores dimensiones. También incorpora a todas sus marcas tecnología de avanzada que sigue la ubicación de prendas específicas, lo que contribuye a integrar las operaciones online y en tiendas.

La mayor capacidad de adaptación de la compañía justifica su valuación premium, pero también significa que no hay margen para la decepción. De hecho, las acciones bajaron 2% en las primeras operaciones de hoy, en tanto el crecimiento de las ventas quedó por debajo de algunas de las estimaciones más optimistas de los analistas.

Si bien sin duda Inditex es una superestrella, algunas estimaciones fueron exageradas, algo a lo cual la compañía tendrá que habituarse.

Ese es, en realidad, el problema de ser un formador de tendencias: hay que mantenerse a la vanguardia del sector.

Por Andrea Felsted

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de Bloomberg LP y sus dueños.

TAGS: Inditex, Zara

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Agenda LegalEstudio Echecopar

Sobrerregulación en la industria de alimento...

Economía para todosCarlos Parodi

La economía es multidisciplinaria

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

Asesinato en el Orient Express

Vinos, piscos y mucho másSommelier Giovanni Bisso

VINO Y SALUD: INFORME CON FUNDAMENTOS SOBRE S...

Atalaya EconómicaManuel Romero Caro

Primer Balance anual del Lava Jato Peruano (I...

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO