Día de la madre: Ser una buena profesional y una buena mamá, si es posible

Decidir ser profesional y mamá a la vez, depende a veces solo de lo que uno quiere hacer.

Tengo la suerte de haber sido solo ejecutiva, solo mamá y ahora compartir ambas cosas a la vez. Muchas veces me preguntan, ¿de dónde sacas el tiempo?, ¿No quisieras poder sólo dedicarte a ellos?, ¿no sientes que ellos frenan tu carrera? Cuando las mamás me hacen esas preguntas, normalmente es porque quieren encontrar esa respuesta mágica que las haga sentir bien, y la verdad es que para cada profesional y para cada mamá, la respuesta es única.

Decidir ser profesional y mamá a la vez, depende a veces solo de lo que uno quiere hacer, pero muchas veces de lo que uno tiene que hacer ya que económicamente el hogar depende de ambos o peor aún solo de la mamá. Manejar ambas cosas bien, no es fácil, pero tampoco imposible, y quiero compartir con ustedes algunos consejos que veo en profesionales exitosas que son mamás, que les pueden servir:

1. Dedica tu 100% a lo que estás haciendo. Cuando estés en la oficina, tu prioridad es la oficina, y cuando estés en tu casa, tu prioridad es tu casa. Tratar de manejar dos cosas a la vez no es posible. Siempre habrán imprevistos o urgencias de último minuto, pero deben ser las excepciones y no la regla.

2. Organiza tus actividades con tiempo. Como en todo, si dejamos las cosas para último minuto, son más difíciles de manejar. Tratemos de organizar las actividades regulares de los hijos por anticipado y pedir permiso para las actividades en las que debemos participar con tiempo, tus jefes e incluso clientes van a entender que tienes que participar de estos eventos, pero no si se los comentas 10 minutos antes.

3. Apóyate en tu equipo. Tal como lo dije antes, ser ambas cosas a la vez, no es fácil, hacerlo sola, aún peor. No es malo pedir ayuda, apoyo, para cuando las cosas se salen de control. Así como en el trabajo uno tiene un equipo en el que se apoya para lograr los mejores resultados, lo mismo pasa con los hijos, confía en que otros pueden darte una mano, delega a quienes pueden ayudarte.

4. Dedícate un tiempo para ti. Si, lo sé, pensar en un tiempo para uno cuando con las justas nos alcanza el tiempo para la familia y el trabajo, imposible. Pero es posible, y de hecho muy necesario. Dedicarnos un tiempo a hacer deporte, estar con amigas, ser solo tú y no la mama o la ejecutiva es necesario, te revitaliza y te carga de energía.

5. No te sientas culpable. Si pasas el tiempo en la oficina sintiéndote culpable por no estar con tus hijos y lo mismo cuando estas con ellos por no poder dedicarle más tiempo a tu carrera, estarás descontenta en ambas cosas y por ende no darás lo mejor de ti. Haz un plan, dedícale el suficiente tiempo a ambos, no necesariamente en cantidad sino en calidad y créete tú que eres capaz de hacer las dos cosas bien.

Recuerda siempre que tanto como mamá y como profesional, lo importante es la calidad del tiempo que dedicas de ti, estar presente, dar lo mejor de ti, y siempre aspirar a ser mejor.

Jimena Mendoza
Gerente General
LHH DBM Perú

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Termómetro para el desarrolloBanco Mundial

Movilidad en América Latina: mejor que sus p...

Humor S.A.Jaime Herrera

¿Perú, de qué raza eres?

Herejías EconómicasGermán Alarco

Estrategia minera equivocada

El Vino de la Semana

El Lado B: Massala restaurante

PREGUNTA
DEL DÍA

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO