es probablemente el ministro más popular en este momento. Las medidas que cocina su cartera para reactivar el sector inmobiliario plantean nuevas reglas de juego para un sector que se encuentra "congelado", y la expectativa de inversores y ciudadanos a lo que finalmente vaya a implementarse es alta.

El pedido de se ha entrampado por cuestiones políticas. ¿Las medidas que le competen a su sector se pueden dar por decreto de urgencia o hay un plan B?Todavía no hemos tirado la toalla del plan A. Confío en que las fuerzas políticas nos van a dar la oportunidad de darles los paquetes en una legislatura extraordinaria, y creo que podemos tener esa venia del Congreso para poder ejecutar los proyectos.

Entonces, ¿los decretos de urgencia no son una opción para implementar estos nuevos mecanismos?Los tienen restricciones. Son hechos para regular en materia económico-financiera de urgencia donde, por ejemplo, todos los temas de seguridad jurídica y materia tributaria, en donde nosotros estamos muy comprometidos, queda absolutamente de lado.

El problema es que el mercado se ha retraído a la espera de las medidas para el sector inmobiliario…Pasa que hay familias que al ver la promoción de este proyecto de ley están esperando para ver si se endeudan o no. Entonces el mercado está como congelado. En este caso, el ruido político está afectando de manera directa la recuperación del sector vivienda.

¿Si no se aprueba en sesión extraordinaria tendrá que entrar al Congreso por vía regular en un proyecto?Será en la segunda legislatura. Esperábamos que entre en pleno funcionamiento en octubre. Incluso, si todo sale bien, empezábamos en setiembre, pero es imposible ahora. Esperar a la segunda legislatura va a implicar que, con suerte, lleguemos a diciembre, si es que no es para el próximo año.

Ya entrando a las medidas en concreto, usted comentó que del monto que destina el arrendatario un 70% iría al pago de alquiler y un 30% a la capitalización, ¿pero se refería al mecanismo de alquiler – venta o al de leasing?En verdad, a ambos en una primera aproximación. Estimábamos un componente de 30% – 70%, pero el real porcentaje se va a determinar entre la oferta y la demanda, y ahí también se va a determinar el costo del financiamiento en estas modalidades.

¿Cuál es la diferencia entre y el alquiler-venta?El leasing es la modalidad alquiler-venta que van a ofrecer los bancos y entidades financieras, y alquiler-venta es más orientado a las inmobiliarias y constructoras que quieran entrar, asumiendo ellas el riesgo de financiamiento, para ofertarle viviendas a la gente bajo esta modalidad.

¿Cuál sería el atractivo de asumir este riesgo?Hoy día hay más de 20,000 viviendas nuevas de clase media que están en stock y que no se han vendido por la desaceleración. Puedes seguir asumiendo el costo financiero de tener un stock de viviendas o las ofreces agresivamente en el mercado para que entres en la modalidad de alquiler-venta.

¿Pero bajo esta modalidad se tardarían una eternidad en pagar la vivienda?Al ser un alquiler formal, le vas a demostrar al banco que eres sujeto de crédito, porque vas a presentar tus boletas en las que has pagado mes a mes tu alquiler, y al cabo de dos años puedes tomar la opción de seguir pagando por 10 años más o te sales del alquiler-venta y se pide financiamiento, incluso en el Fondo Mivivienda.

¿Y ya no habría cuota inicial?No, en este esquema no existe cuota inicial en ningún caso. La norma te permite no pedir la cuota inicial. De lo que se trata es de que tú tengas todas las posibilidades y que la modalidad de financiamiento no sea un problema para acceder a la vivienda.

¿Pero cómo será la parte operativa en el caso del leasing, por ejemplo?Lo que estamos imaginando en la parte operativa es que los bancos tendrán plataformas y una cartera de proyectos como es ahora el Fondo Mivivienda. El trato será directamente con el banco (y ya no con una desarrolladora inmobiliaria).

De otro lado, en abril su sector se cayó más de 8%. Más allá de la cifra, ¿cuándo se espera una recuperación?Ahorita, porque empezaron los proyectos grandes que estaban trabados: Línea 2, Gasoducto del Sur. Tenemos también que ya los gobiernos subnacionales empiezan a ejecutar más rápido porque este costo de aprendizaje ya va a pasar.

¿En el segundo semestre debe verse esto reflejado?Sí, esperamos un quiebre en el segundo semestre, más allá de la cifra que resulte. El cronograma viene muy intenso para los siguientes tres meses, y creemos que a mediados de agosto vamos a tener una foto muy distinta de la que tenemos ahora.

AFP serán potenciales inversores en viviendas para alquilerEl ministro Milton von Hesse sostuvo que por sus características las AFP serán potenciales inversores en el segmento de viviendas para alquiler, dado que este mecanismo, contemplado en las medidas para el sector inmobiliario, garantiza un flujo de dinero mensual.

"También, fondos de inversión de capital de riesgo que encuentran que el alquiler de vivienda es una opción segura de muy poco riesgo de mediano y largo plazo", expresó.

En el caso del mecanismo de alquiler-venta, el ministro comentó que aún no se termina de definir si permitirá a las inmobiliarias entrar al negocio del financiamiento. "Ahí hay algunas reticencias de la SBS. Cualquiera no puede meterse al negocio financiero. Tendría que hacer un convenio con una entidad financiera", mencionó.