Módulos Temas Día

¡Viva la energía eólica! Salvo si quiere ganar dinero

Mercados cruciales como Alemania e India están retirando progresivamente los subsidios que alguna vez garantizaron un precio fijo de la electricidad para las nuevas instalaciones eólicas.

energía eólica

energía eólica

A diferencia de los paneles solares, las turbinas eólicas no son un producto básico que China pueda fabricar en el país y enviar al extranjero a bajo precio. (Foto: Bloomberg)

El cambio climático tendrá algunas consecuencias muy desagradables, a menos que reduzcamos nuestra dependencia de la energía fósil. Generar electricidad a partir del viento es limpio y cada vez más barato. Entonces su ascenso parece seguro, sea lo que sea que piensen los ornitólogos y el presidente Donald Trump.

¿Por qué entonces el valor de las acciones de la alemana Nordex SE, el sexto mayor fabricante de turbinas eólicas en tierra, se ha reducido en tres cuartos desde finales del 2015? Una palabra: competencia.

Mercados cruciales como Alemania e India están retirando progresivamente los subsidios que alguna vez garantizaron un precio fijo de la electricidad para las nuevas instalaciones eólicas. En cambio, están adoptando sistemas basados en subastas: los postores que ofrecen la electricidad más barata se la adjudican. La transición, mientras que es buena para el mercado a largo plazo, está retrasando algunos pedidos y ha desencadenado una batalla de exprimir los márgenes para las subastas disponibles.

Nordex, que reemplazó a su máximo ejecutivo el año pasado y eliminó a uno de cada 10 trabajadores, obtuvo apenas 300,000 euros (US$ 372,000) de utilidad neta en el 2017. Dado que para este año se proyecta que las ventas se contraigan en alrededor de una quinta parte, la empresa probablemente registrará una pérdida anual este año y posiblemente también en el 2019, de acuerdo con el nuevo responsable José Luis Blanco.

A los rivales no les va mucho mejor. Senvion SA, con sede en Hamburgo, y Siemens Gamesa Renewable Energy SA también han recortado muchos puestos de trabajo.

En Europa, la agitación provoca recuerdos incómodos. Alemania fue una vez líder en tecnología solar, pero los productores locales colapsaron debido a la competencia de las importaciones chinas. Con Xinjiang Goldwind Science & Technology Co buscando expandirse en el extranjero, ¿los fabricantes eólicos de Europa están a punto de sufrir la misma suerte?

Afortunadamente, eso aún parece poco probable. Los fabricantes de turbinas chinos están casi completamente enfocados por ahora en su mercado doméstico, el más grande del mundo. Y a diferencia de los paneles solares, las turbinas eólicas no son un producto básico que China pueda fabricar en el país y enviar al extranjero a bajo precio. "Tienes que fabricarlo localmente", dice James Evans, un analista de energía limpia de Bloomberg Intelligence. Algunos países insisten en eso.

Los fabricantes europeos tampoco están sentados de brazos cruzados. Se están consolidando, lo que les da la escala que los hace más difíciles de desplazar.

Ser grande permite a los fabricantes de turbinas distribuir sus costos tecnológicos a través de mayores volúmenes de ventas. Eso es crucial para bajar el precio de la producción de electricidad y, por lo tanto, ganar las subastas. Estar en más países ayuda a amortiguar las caídas de la demanda en mercados individuales. Nordex se fusionó con la española Acciona Windpower SA el año pasado, mientras que la división eólica de Siemens se asoció con la española Gamesa.

Afortunadamente para Nordex, cuyas ventas son un tercio de las del líder de la industria Vestas Wind Systems A/S, el viento no es necesariamente un mercado grande que se lleva todo. Los clientes están interesados ​​en mantener una variedad de fabricantes para no terminar dependiendo de Vestas y Siemens Gamesa, según el analista de Warburg Research Arash Roshan Zamir.

Con una deuda neta de alrededor de 100 millones de euros, el balance de Nordex se ve lo suficientemente resistente como para sobrevivir a un par de años difíciles. Mientras tanto, espera reducir los costos a través de más partes obtenidas en países más baratos. Un nuevo diseño de turbina debería ayudar a recuperar clientes.

Aun así, la amenaza china no puede ser ignorada por completo. Tanto Nordex como Senvion, propiedad de capital privado, tienen tecnología y clientes decentes, sin embargo, sus valores se han reducido a menos de US$ 1,000 millones. Puede que los competidores asiáticos no destruyan a las empresas eólicas europeas a través de la competencia feroz. Pero, si la política lo permite, China podría simplemente comprar a una de ellas.

Por Chris Bryant

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )

Ir a portada