María Claudia de la Barramdelabarra@diariogestion.com.pe

Este año, Venezuela destronó a Estados Unidos como el principal destino de las del , concentrando casi el 32% del total enviado. Así, al noveno mes del año, el monto de dichas exportaciones ascendió a US$445.6 millones (Valor FOB), 113.8% más que lo registrado el mismo periodo (enero-setiembre) del año anterior.

En ese sentido, si bien la mayor demanda de los por parte del mercado venezolano logró mermar la caída en las adquisiciones de y Europa del sector, tras la , esto representa una posición delicada para los exportadores pues dependen de un mercado altamente riesgoso y sobreregulado. Así lo sostiene la empresa consultora Metis Gaia, tras la realización de su informe sobre las exportaciones del sector Textil-Confecciones.

"Venezuela, al ser un mercado bastante regulado y con mucha inestabilidad política, no representa un puerto seguro para las exportaciones del sector. Es por ello que el reto para el Estado y para los exportadores está en recuperar la participación que se tenía en y , y profundizar los envíos en países de la región", señala Nathan Nadramija, presidente ejecutivo de Metis Gaia.

Explica que actualmente existen 477 empresas que podrían verse "drásticamente afectadas" en los próximos años al concentrar sus envíos en el mercado venezolano y no diversificar sus destinos. "El sector necesita estrategias de diversificación y de inteligencia de mercados".

Respecto a la expectativas de los montos exportados, Nadramija asegura que este año el valor de los envíos va a mantenerse al nivel de lo registrado en el 2011 (por encima de los US$ 1,400 millones), mientras que el próximo año el monto total crecería entre 5% y 10%.

"La fortaleza y el desarrollo que ha adquirido el en los últimos diez años debe capitalizarse hacia el futuro encontrando nuevos modelos de negocio, nuevos nichos de mercado y nuevas alianzas estratégicas", opina.

Mercados potencialesNadramija recomienda al sector desarrollar con mayor fuerza sus envíos a países de la región, como Argentina y Brasil, y tomar ventaja de las preferencias arancelarias para aprovechar las oportunidades que los mercados emergentes ofrecen.

"Brasil y Argentina son mercados grandes y sofisticados. Por ejemplo, hoy les estamos vendiendo confecciones, ropa de bebé y polos de algodón, y aún existe gran potencial para crecer ahí", dice.

Este año, Brasil desplazó a Colombia por primera vez como tercer mercado de destino de confecciones y textiles, representando el 5% del total de los envíos al exterior.

Asimismo, cuenta que Colombia, Ecuador y Bolivia representan una gran oportunidad para el sector, pues, al ser productores de confecciones, demandan cada vez más textiles de algodón de alta calidad para su producción doméstica y para el exterior.

"El está ganando espacio en Latinoamérica. Por ejemplo, es el primer proveedor de la región en Brasil, y, en todo el continente, Perú, Argentina y EE.UU. están en la lista de los diez primeros", culmina Nadramija.