(AP).- Once países europeos intentan imponer un impuesto a las transacciones financieras y desean presentar el plan en mayo, afirmó hoy el ministro de Hacienda francés .



Las autoridades de la comenzaron a impulsar el nuevo impuesto tras la crisis financiera de 2008. El principal objetivo es frenar la especulación de los inversionistas y recuperar los ingresos utilizados en los rescates gubernamentales a los bancos.



Aunque la idea gusta a los políticos, las principales economías del bloque no han llegado a un acuerdo durante más de un año. Lo más difícil es determinar qué productos financieros deberían ser afectados por el impuesto y hasta qué punto.


"Debemos avanzar", dijo el ministro de Hacienda alemán antes de reunirse con los otros 10 ministros de finanzas de las naciones de la . Agregó que el impuesto quizá tenga que ser adoptado poco a poco, en lugar de una sola vez.



Las naciones de estiman que el impuesto podría generar decenas de miles de millones de euros anualmente.
 


Alemania y Francia son partidarias del impuesto, pero , el mayor centro financiero del bloque, se opone tenazmente por considerar que minaría la competencia de los bancos.