(Bloomberg) El presidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, Robert Kaplan, dijo que un aumento de la tasa de interés en la próxima reunión, en setiembre, aún es posible a pesar de que la semana pasada un informe indicara que el del segundo trimestre fue menor que el esperado.

Se revisarán los datos sobre crecimiento y las autoridades de la Fed recibirán dos informes más sobre empleo antes de la próxima reunión, dijo el lunes Kaplan, que el año que viene tendrá voto en , en una entrevista de Bloomberg Television en Pekín. Agregó que el pronóstico de crecimiento de 2016 del banco de la reserva de Dallas probablemente implique una expansión de apenas por debajo de 2%.

"Septiembre es una posibilidad, pero pienso que tendremos que ver cómo se desarrollan los acontecimientos, de modo que es prematuro aventurar una conclusión", dijo Kaplan. "Seguimos pensando que el consumo será fuerte en 2016, pero también tenemos que estar atentos a los próximos informes para ver cuál es la tendencia".

El Comité Federal de Mercado Abierto, FOMC por la sigla en inglés, mantuvo las tasas sin cambios el miércoles al tiempo que dijo que han cedido los riesgos para la economía estadounidense y el mercado laboral es más positivo, lo que sugiere que las condiciones son más favorables para un incremento de los costos crediticios. Datos que se difundieron el viernes indicaron que el producto interno bruto creció a un ritmo anualizado de 1.2% en el segundo trimestre, menos que el pronóstico de 2.5% de los economistas consultados en una encuesta de Bloomberg.

Ver, esperarLa presidenta Janet Yelley y sus colegas han estado atentos a detectar la presencia de efectos negativos del exterior, entre ellos consecuencias de la decisión británica de salir de la Unión Europea, que pudieran hacer mella en las contrataciones en los Estados Unidos y en una por encima de su meta de 2%. Kaplan dijo que la reacción del mercado al Brexit ya se ha incorporado a los precios y que ahora verá si afecta las perspectivas de que otros países se incorporen a la UE en los próximos años.

"Sin duda no es un elemento positivo para el crecimiento global en momentos en que necesitamos más crecimiento", dijo Kaplan. "Estimamos que tendrá un efecto negativo marginal o modesto en el crecimiento del PBI de los Estados Unidos".

Las declaraciones de Kaplan siguieron a las que hizo el lunes el presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, quien dijo que los inversores subestiman la cantidad de veces que la Fed subirá las tasas este año y el próximo, pero que es probable que tengan razón en lo relativo a un ritmo más lento que el estimado antes.

Los consideran que las probabilidades de un incremento de la tasa para fin de año son de alrededor de una en tres, según los precios de los contratos de futuros de fondos federales.