Módulos Temas Día

The Economist: Cómo mejorar la salud del océano

The Economist. Profundos problemas. El océano sostiene a la humanidad. La humanidad lo trata con desprecio.

notitle

La Tierra está mal nombrada. El océano cubre casi tres cuartas partes del planeta. Se divide en cinco cuencas: los océanos Pacífico, Atlántico, Índico, Ártico y Antártico. Si toda el agua del planeta fuera colocada sobre los Estados Unidos, formaría una columna de líquido de 132 kilómetros de altura.

El océano proporciona a 3,000 millones de personas casi una quinta parte de sus proteínas (siendo el pescado una fuente más grande que la carne). La pesca y la acuicultura aseguran el sustento de una de cada diez personas en el mundo. El clima y los sistemas meteorológicos dependen de los patrones de temperatura del océano y de sus interacciones con la atmósfera. Si algo debe ser demasiado grande para fallar, es el océano.

Los humanos han asumido desde hace mucho tiempo que el tamaño del océano les permitía poner todo lo que quisieran en él y tomar todo lo que querían. Las temperaturas cambiantes, los químicos, la sobrepesca y la contaminación han presionado sus ecosistemas durante décadas. El océano almacena más de nueve décimas partes del calor atrapado en la Tierra por las emisiones de gases de efecto invernadero. Los arrecifes de coral están sufriendo las consecuencias y los científicos esperan que casi todos los corales desaparezcan para el 2050.

Para mediados del siglo el océano podría contener más plástico que pescado por peso. Molido en trozos pequeños, es comido por los peces y luego por la gente, con efectos inciertos sobre la salud humana. Sin embargo, el apetito por los peces crece: casi el 90% de las poblaciones se pescan dentro o más allá de sus límites sostenibles. El océano nutre a la humanidad. La humanidad lo trata con desprecio.

Profundidades exploradasTal comportamiento autodestructivo exige una explicación. Hay tres razones para ello. Uno es geografía. La mayor parte del océano está más allá del horizonte y debajo de la línea de flotación. El daño que se está haciendo a su salud es visible en algunos lugares –la Gran Barrera de Coral, por ejemplo, o las granjas de ostras del estado de Washington. Pero en su mayor parte, el mar está fuera de la vista y fuera de la mente. Es revelador que en el acuerdo de París sobre el cambio climático sólo hay una sola referencia fugaz al océano.

Un segundo problema es la gobernanza. El océano está sujeto a un mosaico de leyes y acuerdos. La aplicación es difícil y los incentivos suelen estar desalineados. Las aguas fuera de las jurisdicciones nacionales (altamar) son un bien común global. Sin derechos de propiedad definidos o sin una comunidad dedicada a su mantenimiento, los intereses de actores individuales en explotar tales áreas se imponen sobre el interés colectivo de mantenerlos. Los peces son particularmente difíciles porque se mueven. ¿Por qué respetar las cuotas si cree que su vecino puede arrasar con las capturas con impunidad?

Tercero, el océano es víctima de otros procesos más grandes. La emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera está cambiando el ambiente marino junto con el resto del planeta. El océano se ha calentado en 0.7 °C desde el siglo XIX, dañando a los corales y animando a los organismos a migrar hacia los polos en busca de aguas más frías. Las mayores concentraciones de dióxido de carbono en el agua la están haciendo más ácida. Eso tiende a dañar a criaturas como los cangrejos y las ostras, cuyas conchas de carbonato de calcio sufren a medida que la química marina se altera.

Algunos de estos problemas son más fáciles de tratar que otros. La "ceguera sobre el océano" se puede curar mediante el acceso a la información. Y de hecho, las mejoras en el poder de cálculo, imágenes por satélite y los drones están poniendo al océano en una mejor vista que nunca. Se está trabajando para mapear el fondo marino en detalle usando tecnología de sonar.

En la superficie, los drones acuáticos pueden llegar a lugares remotos y tempestuosos a un costo mucho menor que los buques tripulados. Desde arriba, la radiometría del color del océano está mejorando la comprensión de cómo el fitoplancton, organismos simples que apoyan las cadenas alimentarias marinas, se mueven y prosperan. Los minúsculos satélites, que pesan entre 1 y 10 kg, están mejorando el escrutinio de los buques pesqueros.

La transparencia también puede mitigar la segunda dificultad de la gobernanza de los océanos. Más datos científicos deberían mejorar la supervisión de las industrias nacientes. A medida que proliferan los sondeos de fondos marinos, debería mejorar la supervisión de la minería en aguas profundas, supervisada por la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos en zonas más allá de jurisdicción nacional. Más datos y análisis también facilitan el control de los acuerdos existentes.

El monitoreo por satélite puede proporcionar pistas sobre la actividad pesquera ilegal: por ejemplo, las embarcaciones que desconectan sus dispositivos de rastreo cuando se aproximan a una zona marina protegida provocan sospechas. Estos datos facilitan la aplicación de códigos como el Acuerdo sobre las medidas del estado rector del puerto, que obliga a los buques extranjeros a someterse a inspecciones en cualquier puerto de escala y exige a los Estados del puerto a compartir información sobre cualquier presunta infracción que encuentren.

Una información más clara también puede ayudar a alinear los incentivos y permitir que el capital privado premie el buen comportamiento. Las empresas de seguros, por ejemplo, tienen un incentivo para solicitar más datos sobre los buques pesqueros; si los buques desconectan sus sistemas de rastreo, las posibilidades de colisiones aumentan, al igual que las primas. Una mayor trazabilidad da a los consumidores preocupados por el pescado una forma de presionar a las empresas de productos pesqueros para que se comporten responsablemente.

Costos hundidosGracias a la tecnología, la extensión y la lejanía del océano son cada vez menos formidables –y una excusa menor para la inacción. Una reunión de la ONU sobre el océano este mes en Nueva York es una señal de que los políticos están prestando más atención al estado del reino marino.

Pero mayor información no resuelve el problema fundamental de asignar y hacer cumplir los derechos y responsabilidades de la propiedad en altamar. Y la eficacia de los incentivos para cuidar el océano varía. Las recompensas comerciales de dar a las poblaciones de peces tiempo para recuperarse, por ejemplo, son grandes y están bien documentadas; pero las recompensas que se obtienen al retirar el plástico de altamar no están claras.

Por encima de todo, una mejor medición del efecto del calentamiento global en el océano no facilita la solución. El acuerdo de París es la mejor esperanza para proteger el océano y sus recursos. Pero Estados Unidos no está comprometido con el acuerdo; incluso se retiró. Y los límites acordados en París no impedirán que el nivel del mar suba y que los corales se limpien.

De hecho, a menos que se fortalezcan drásticamente, ambos problemas corren el riesgo de empeorar. La humanidad es cada vez más capaz de ver el daño que está haciendo al océano. Es otra cuestión si puede detenerlo.

Leer comentarios ( )