Módulos Temas Día

The Economist: En Estados Unidos, la cerveza artesanal pierde sabor

The Economist. ¿Vaso medio lleno o medio vacío? Un mercado cervecero en desaceleración y el poder de AB InBev tiene preocupados a los pequeños fabricantes.

(Foto: Getty Images)

El 4 de julio es ante todo un día para celebrar la independencia estadounidense, pero también para asar carne y beber cerveza. Para los amantes de la cerveza en Estados Unidos, en particular, eso significa una oferta amplia en el mercado local. Este año tuvieron una gama de 5,000 cervecerías de donde elegir; 35 años atrás, había menos de 100.

Los consumidores pueden disfrutar de tradiciones consagradas en el tiempo, como beber una Budweiser para asentar toda esa carne, y de costumbres más recientes, como tomar una cerveza con "toques de hinojo, regaliz y anís" en Tørst, un bar de Brooklyn.

Para los productores de cerveza, el ambiente es más oscuro. Aunque el número de marcas ha proliferado, el número de bebedores no lo ha hecho. Las ventas han sido planas durante algunos años y el 2017 ha sido especialmente lento hasta ahora.

Los volúmenes de cerveza vendidos en las tiendas durante un periodo de tres meses hasta el 17 de junio fueron un 1% menor que en el mismo período del año pasado, según Nielsen, una firma de investigación de mercado.

Los productores ahora están esperando con cierta ansiedad los datos sobre ventas durante las celebraciones del 4 de julio. "El comienzo del año ha sido el peor de lo que puedo recordar", dice Trevor Stirling, de Sanford C. Bernstein, una firma de investigación.

La caída es el resultado de dos problemas, uno viejo y uno nuevo. En primer lugar, el consumo de vino y bebidas espirituosas está creciendo más rápidamente que el de la cerveza, y así ha sido durante casi 20 años. Las mujeres beben más alcohol pero a menudo prefieren el vino y los licores. Los hombres están recurriendo a una amplia gama de bebidas, incluyendo el whisky y vino.

La segunda dificultad es que después de años de crecimiento efervescente, la cerveza artesanal ha perdido impulso. Los volúmenes crecieron en el 2016, pero solo la mitad de lo que aumentaron en el 2015. En las 13 semanas hasta el 17 de junio las ventas y volúmenes de cervezas artesanales bajaron un 0.7% y 1.5%, respectivamente.

Puede ser que la cerveza artesanal haya alcanzado su límite natural, tanto porque ya se alcanzó un máximo de personas que quieren comprarla y porque ya no hay más espacio disponible en los estantes de las tiendas.

Olivier Nicolai del banco Morgan Stanley señala que muchos distribuidores y minoristas están cansados de lidiar con una confusión de marcas, viendo en algunos casos como la cerveza se vence antes de que pueda ser vendida. Es difícil para los minoristas saber qué cervezas almacenar porque los consumidores, mimados por la elección, han demostrado ser caprichosos.

Las ventas de las cervezas caseras de Saison, un ale pálida picante, por ejemplo, subieron un 28% en el 2015, de acuerdo con Nielsen, sólo para caer en el 2016.

A medida que el mercado 'pierde su espuma', los debates se intensifican acerca de si las compañías de cerveza independientes pueden prosperar a la sombra de monstruos como AB InBev, que controla cerca de la mitad del mercado cervecero estadounidense.

El año pasado, el grupo, respaldado por 3G Capital, una firma de capital privado con sede en Nueva York, creció aún más al comprar la británica SABMiller. Según algunas medidas, la división estadounidense de AB InBev, Anheuser-Busch, no parece tan intimidante. Está experimentando una caída mucho más pronunciada en la demanda de cerveza que los fabricantes de cerveza artesanal. En las cuatro semanas hasta el 17 de junio, sus marcas Bud Light y Budweiser vieron caer sus volúmenes en más de 8%, declinaciones no vistas desde el 2009, en la peor parte de la crisis financiera.

Pero los pequeños cerveceros todavía se preocupan por su escala. Recientemente ha mostrado interés en comprar tanto pequeñas como grandes marcas, derribando nueve cerveceras artesanales estadounidenses en los últimos tres años.

Algunas pequeñas cerveceras temen que las marcas artesanales de AB InBev dejen de lado las suyas. Bob Pease de la Brewers Association en Boulder, Colorado, que representa a empresas independientes de cerveza, argumenta que la amplia cartera de productores de cerveza de AB InBev y sus relaciones con distribuidores puede significar que pocos rivales lleguen a los camiones de reparto. Su grupo presentó un nuevo sello en junio para ayudar a los consumidores a encontrar cerveceros independientes.

João Castro Neves, jefe del negocio estadounidense de AB InBev, niega la idea de que su empresa tiene un dominio en el mercado. "No hay manera de que Anheuser-Busch o cualquier otra persona pueda imponer una cerveza al consumidor", insiste. Las grandes y pequeñas cerveceras podrían ver eso que cada vez más difícil de refutar.

Leer comentarios ( )