OMAR MANRIQUE P.omanrique@diariogestion.com.pe

Citibank tiene una mirada "positiva y optimista" sobre el Perú, aunque a la vez prevé cambios en las condiciones financieras y de los mercados que impactarán inexorablemente en el país.

El jefe de Estudios Económicos de Citibank para la región Andina, Munir Jalil, esboza un primer pronóstico: tasas de interés aún bajas por un año más, y a partir de ahí subirán indefectiblemente.

"Lo que tenemos es un movimiento de tasas de interés, que se va a dar de acuerdo a lo que el mercado está esperando, hacia junio del año entrante. No va a ser Perú, no va a ser Latinoamérica, va a ser en todo el mundo en donde vamos a tener implicaciones de esas tasas más altas", dice.

"El proceso de subida de tasas va a ser lento, en el mejor de los casos es algo que comenzara por allá en un año, pero hay que estar preparados, y en ese sentido una de las moralejas es estar preparados, lo que significa tratar de aprovechar este ambiente en que todavía las tasas están bajas", agrega.

No en vano, señala el economista, se están acelerando en el Perú los procesos de concesión de proyectos de infraestructura, pues el objetivo es aprovechar que el dinero aún está barato.

"Uno de los principales argumentos desde el punto de vista financiero para que se dé esa aceleración tiene que ver con esas expectativas de esas tasas de interés", señala, y agrega que el país compite arduamente con sus vecinos para captar estas inversiones.

Heroína en la venaConforme las condiciones se vuelven más adversas en el mercado, el Banco Central (BCR) ha tomado medidas para atenuar sus efectos, principalmente la reducción del encaje, algo que Jalil saluda.

"En esta situación, en la que se han generado dudas por el comportamiento de la economía, el Banco Central ha hecho políticas más laxas, que se han visto por el lado del encaje (bancario). El encaje (su reducción) es como inyectarse heroína a la vena, tiene un impacto muy rápido, las tasas de interés tienen un rezago de entre 15 y 18 meses para ver su efecto, el impacto de los encajes es de tres a cuatro meses", sostiene.

La política de encajes ha permitido cierta recuperación de los créditos de consumo, añade.

ConsumoCon una política del BCR laxa, Jalil estima un repunte del consumo hacia el tercer trimestre del año.

"En algún momento del segundo trimestre por lo menos va a estabilizarse el consumo, y a partir del tercer trimestre podrá verse algo positivo. Lo que ayuda a prender ese motor es la confianza; en la medida que el consumidor sienta que hay confianza en el futuro, estabilidad en sus ingresos futuros, tú verás un proceso automático de recuperación en los indicadores de confianza. En la medida en que se vea una tendencia positiva en estos indicadores, el consumo despegará", vislumbra.

CommoditiesEl economista sabe de la importancia de los metales para el Perú, y lo que ve, a futuro, es un panorama alentador.

"En Citibank vemos una recuperación del precio del cobre y creemos que su precio tocaría fondo este año. A partir del año entrante el precio del cobre debería mejorar", estima.

Pruebas PisaAdemás del déficit en cuenta corriente, al que Jalil llama el "Talón de Aquiles" del país, muestra preocupación por el nivel de educación actual y su impacto sobre una baja productividad de los trabajadores peruanos.

Las reformas en la política educativa tienen que ser continuas y trascender gobiernos, aconseja.

"Por ello el Perú no mejorará en las pruebas Pisa por muchos años", advierte.

"Las mejoras en educación demoran en reflejarse. Dame 30 años de buena educación y te daré un pais desarrollado", afirma.