Entre las nuevas estrategias de la Sunat para combatir la evasión destaca "la fiscalización de operaciones no reales", reveló a Gestión la Jefa de la Sunat, .

Mediante estas acciones, desconoce este gasto como deducible para el pago del Impuesto a la Renta (IR) de las empresa y la obliga a tributar sobre este monto el 30% más el pago de las multas correspondientes.

Se trata de "operaciones no reales" como las facturas falsas (de empresas fantasma o solo de papel); las facturas de favor (que son los comprobantes emitidos por empresas reales pero que no prestan el servicio por el cual facturan); y el uso de gastos indebidos (gastos personales que se usan para el negocio).

Así, con la ayuda de la gestión directa del Fisco: auditorías, cartas inductivas y otros, se recaudó S/. 3 mil 24 millones reportados en más de 58 mil casos.

InternacionalOtra nueva metodología es la acotación que se realiza a las adquisiciones internacionales de empresas. En estos casos se trata de operaciones que usan una holding para vender acciones de empresas peruanas y así de impuestos. "Las empresas hijas son las domiciliadas en el Perú y dependen de las empresas madres (holding), y las operaciones de venta de acciones de las empresas peruanas se realizan entre las empresas abuelas, por ello es muy difícil identificarlas", explicó.

Sin embargo, estas operaciones deben pagar IR desde el 2009, aun cuando se trate de empresas no domiciliadas en el país, ya que lo que se grava es la venta las acciones de una empresa domiciliada en el país, por lo que la ganancia es renta de fuente peruana (la gran mayoría de este tipo de empresas son mineras).

La Sunat acota el pago del IR a la empresa domiciliada en el país como responsable solidario, si no logra el pago del impuesto evadido de la empresa extranjera, dijo Quispe.