Londres (Reuters).- Las ventas minoristas de Gran Bretaña crecieron imprevistamente en julio y las de junio resultaron más fuertes de lo que se había pensado, elevando la probabilidad de que el consumo ayude a sacar a la economía de la recesión.

La actividad ha estado contrayéndose desde fines del 2011, de acuerdo con datos oficiales, y lanzó una nueva ronda de estímulo monetario a inicios de mes, mientras que el gobierno intenta destrabar el crédito a empresas y familias.

La cercana crisis de deuda de la zona euro y las medidas de austeridad del gobierno han estado pesando sobre la economía británica, y muchos economistas piensan que a fin de año mostrará una contracción anual.

Pero el volumen de ventas minoristas creció el 0.3% mensual para dar un incremento anual del 2.8%, comparado con las previsiones de los economistas de una baja de 0.1% mensual, dijo el jueves la Oficina de Estadísticas Nacionales.

Los títulos públicos británicos bajaron y la libra esterlina subió a máximos de sesión contra el dólar y el euro tras el indicador. "La tendencia (minorista) ha estado fuertemente al alza el último año y eso no es un accidente", dijo Alan Clarke, economista de Scotiabank. "La inflación bajó mucho, hay 335,000 personas más con trabajo y están gastando", sostuvo.

La oficina de estadísticas revisó la expansión de las ventas de junio a un 0.8% desde un incremento reportado anteriormente de 0.1%, reduciendo el declive general de las ventas minoristas en el segundo trimestre a solo 0.3% contra los tres meses anteriores.