Martin Wolf es el comentarista jefe de temas económicos del Financial Time. Visita Lima por la , donde participará en un panel sobre cambio climático, además de haber dirigido la conferencia "Desafíos de la economía y finanzas mundiales" organizada por la Universidad del Pacífico y el CIES. Esta es su visión del estrés económico mundial:

1. ChinaEl efecto de la desaceleración china es la mayor preocupación en el mundo. Claramente se trata de un problema estructural, pero también tiene un cíclico. Ahora, el gigante asiático está tratando de sincerarse con un crecimiento de 7% anual pero la gran cuestión sobre su gestión se mantiene. Y no se sabrá si será exitosa por varios años.

2. La caída de los precios de las materias primasDebido en parte a la desaceleración de China, las consecuencias de este panorma es lo que preocupa. Hay muchos países, tanto desarrollados como emergentes, incluido el Perú, que se beneficiaron del 'boom' de los commodities en los años 2000, así que se han generado problemas de deuda y de tipo fiscal.

3. Normalización de la política monteria en EE.UUCuándo se concretará y qué pasará genera una gran incertidumbre. Si la Reserva Federal de EE.UU. empieza a elevar su tasa de referencia, vamos a ver gran divergencia entre las políticas de los países desarrollados, porque Europa y Japón son más agresivos, mientras que EE.UU. estará ajustando. Esto fortalecerá el dólar lo que crearía estrés en varias empresas y países que tienen su deuda neta en esta moneda.

4. Vulnerabilidad financieraEn los últimos años se han generado una gran agitación financiera desde corporaciones no financieras en los países emergentes. Entonces, se teme que esto pueda desencadenar bancarrotas que podrían afectar a los bancos y en alguna medida desencadenar una nueva confusión financiera. Martin Wolf asegura estar menos preocupado por esto, pero reconoce los riesgos.

5. Riesgos geopolíticosLa crisis de la migración en Europa, las guerras en el Medio Oriente, las tensiones entre Rusia, Europa y EE.UU., tensiones en Asia. Todos estos riesgos políticos, sumados a las futuras elecciones en importantes economías, podrían también desencadenar problemas económicos.

LEA TAMBIÉN: