Con el objeto de ampliar y mejorar la capacidad de , transmisión y distribución en el país, las empresas de este sector tienen una cartera de en ejecución que alcanza los US$ 6,324 millones para el período 2013-2016.

Así lo dio a conocer el Comité Eléctrico de la (SNMPE) al precisar que de ese monto total, aproximadamente US$ 3,658 millones están destinados a financiar la construcción de centrales hidroeléctricas y otros US$ 864 millones a sistemas de transmisión de alto voltaje.

Igualmente, se vienen ejecutando inversiones en energía renovable no convencional por un monto de US$ 791 millones, en centrales térmicas a gas US$ 571 millones y en centrales térmicas (reserva fría) US$ 440 millones.

La SNMPE manifestó que el sector eléctrico ha venido incrementando su inversión año a año, desarrollándose a una tasa media de 30% anual desde el 2006, lo cual es muy importante considerando que es una actividad intensiva en capital y a acompañado el crecimiento económico que ha experimentado el país.

El Comité Eléctrico de la SNMPE informó que las inversiones en el sector eléctrico peruano ascendieron a más de US$ 8,000 millones en el quinquenio 2008–2012 y que sólo en el último año estas superaron los US$ 2,739 millones.

El tiene una de las tarifas más bajas de la región latinoamericana, lo que nos permite tener una ventaja competitiva como país, expresó la SNMPE al comentar que a nivel de distribución eléctrica aún hay mucho por trabajar.

En ese sentido, dijo que se requiere una que refleje los costos que tienen las empresas para brindar un servicio de calidad y que les permita ampliar su cobertura con mayores inversiones.

"El acceso a la energía eléctrica es un pilar fundamental en la lucha contra la pobreza en el país", enfatizó la SNMPE tras citar que en la actualidad el índice de cobertura eléctrica nacional llega a un 87.2%.

El Comité Eléctrico del gremio aseguró que el sistema eléctrico es confiable y se verá fortalecido con el paquete de inversiones en ejecución, que está respaldado por una reserva de generación para enfrentar cualquier contingencia.