La Sociedad Nacional de Industrias () afirmó que el Indecopi no está realizando de manera efectiva la función que corresponde a su Comisión de Fiscalización de Dumping, Subsidios y Eliminación de Barreras Comerciales no Arancelarias.

Indicó que en el caso de una denuncia de una empresa nacional, esta Comisión demoró 294 días (y en otro caso 157 días) solo para decidir que no abriría investigación; pese a que el plazo señalado por la norma es de 30 días.

La SNI explicó que al no haber un procedimiento establecido, ya que se trata de una etapa muy simple, es normal que se apliquen las normas generales de los procedimientos administrativos.

Sin embargo, señaló que el problema es que la Comisión, erróneamente, ahora aplica las normas de una investigación antidumping propiamente dicha a la etapa de evaluación previa, lo que distorsiona el cumplimiento de esta fase preliminar.

El presidente de la SNI, Andreas von Wedemeyer, advirtió que la industria nacional es afectada de manera transversal por prácticas comerciales presuntamente desleales, como el dumping y la subvaluación.

Sin embargo, dijo que en los últimos tres años, mientras el número de medidas antidumping en el mundo creció 22%; en el Perú registró un patrón opuesto y el número se redujo en 27%.

"La industria peruana es competitiva y ha decidido competir en buena lid en el mercado; pero es necesario que se respeten las reglas de juego, no podemos permitir que destrocen nuestra manufactura. Si no hacemos algo, estaremos poniendo en riesgo la industria que hemos construido", afirmó.

Detalló que a diciembre del 2015, las medidas antidumping en vigor o iniciadas por Perú suman ocho (siete en vigencia), cifra inferior al caso de países de la Alianza del Pacífico como Colombia (31) y México (67).

"Cuando no se le da a las empresas las condiciones para invertir en el país, estas terminan buscando otros destinos que sí les permitan desarrollar sus negocios. No podemos permitir que esto pase en el Perú porque se pierden puestos de trabajo", expresó Von Wedemeyer.

Explicó que la desaceleración de la economía mundial, sentida principalmente en economías emergentes como China e India, genera un aumento de la capacidad instalada no utilizada de las plantas.

Ello a su vez incentiva las prácticas de dumping que buscan reducir el exceso de oferta en industrias como la metalmecánica, textil y calzado, químicos y plásticos, entre otras.