Módulos Temas Día

asociación para el progreso de la dirección - ey

Siete consejos para el 2019: De la inclusión a la persistencia

Líderes de nuestra sociedad brindan sus mejores orientaciones en este proceso de inclusión económica, social, de innovación entre otros. Sepa los detalles.

La palabra básica para la política monetaria es anticipación. Y “anticipación” tiene dos definiciones: hacer algo hoy que va a tener efecto en las variables en un tiempo, y hay otro significado, que tiene que ver con dar indicios de los pasos futuros.

Algunos piensan que la política económica se basa en la sorpresa. Eso ya pasó de moda; las cosas han cambiado. Es mejor ir anunciando lo que se viene, qué variables voy a mirar, para que las personas anticipen lo que voy a hacer; esto tiene un efecto en la economía.

En economía, lo peor es reaccionar y lo mejor es actuar a tiempo, teniendo en cuenta algunas variables. El BCR actúa bajo metas. Por ejemplo, la inflación debe estar entre 1% y 3%. Pero, además de la meta, están las proyecciones. Hacemos proyecciones para ver si vamos a cumplir la meta; y si no vamos a cumplirla, actuamos hoy, con anticipación.

Lo peor que puede suceder es no actuar. Pensemos en la política económica. A veces, pensamos que no pasa nada. Entonces, “para qué voy a hacer algo hoy si el país está caminando”.

Pero eso es resultado del pasado. Eso es lo que llamamos complacencia, y es lo peor que le puede pasar al sector público. El segundo punto es que cuando se dé cuenta del problema, se comience a postergar la decisión, porque cuesta, porque va a volverse una decisión antipática, impopular.

Y, obviamente, cuando ya llega el problema, la (medida) va a tener que sobrerreaccionar, y eso va a ser peor. Además, nos lleva a que se pierde credibilidad.

La cuarta revolución industrial está cambiando todo y se soporta en la gran conectividad que tenemos a nivel mundial. Esto ha permitido cambios importantes en el mundo en los recientes años. Pero, también, resulta que la vida media de las empresas en 1958 era aproximadamente 61 años; en el 2018, la vida media de ellas fue de 18 años.

¿Quiénes son las empresas que vamos a sobrevivir? Son las que podrán adaptarse de manera rápida a esa velocidad del cambio. ¿Cómo nos adaptamos a esa velocidad del cambio? La única forma de hacerlo es a través de la innovación.

Existe la innovación desde las grandes corporaciones a través de nuestras áreas de investigación y desarrollo; pero también existe la otra innovación, la que se da con las startups.

El tema es cómo fusionar ambas innovaciones. Es difícil, pero por acá está yendo el mundo. Las startups son las que pueden acelerar el proceso de innovación.

En el 2015, la contaminación con droga de los contenedores de exportación por parte de las bandas criminales del narcotráfico, que operan a nivel nacional e internacional, se intensificó de tal manera que ponía en riesgo el comercio exterior.

No hacer nada no fue nunca mi opción, porque se contraponía con los principios irrenunciables e innegociables que rigen mi vida, mi filosofía de trabajo. Frente a ello, sentí esa profunda indignación por lo que estaba ocurriendo.

Y esa indignación, conjuntamente con la fuerza interior vinculada a esos principios, hicieron que yo actúe. Se creó una mesa de trabajo conformada por el sector público y privado para lograr una cuestión de Estado: el plan de acción de seguridad de la cadena logística.

Una de las cosas que aprendí con la campaña electoral es que hay que persistir. Nosotros vamos a encontrar muchas veces mensajes rápidos que son epidérmicos, mensajes que nos pueden dar alguna visión, pero se tiene que persistir en el tiempo con esta capacidad de permanencia para poder llegar a la profundidad.

Pero hay que ser persistentes con creencia en lo que se está haciendo. Porque si yo digo que voy a correr una carrera, pero no creo que tenga la capacidad para correrla, no voy a ganar, ni siquiera voy a tener una performance adecuada.

Dicho esto, quiero compartir algunas vivencias, algunos planes. Por ejemplo, a las obras que ya se vienen ejecutando, que es un paquete vinculado con los Panamericanos y algunas obras más, se están sumando la ampliación del tramo de Independencia hasta Carabayllo del Metropolitano, que tenemos que hacerlo sí o sí.

Además, se tiene previsto impulsar la construcción de teleféricos, uno en San Juan de Lurigancho a Independencia y el otro en El Agustino. Y también tenemos algunas ideas que tienen que ver con obras descentralizadas cuya fuente no es directamente municipal, sino más bien la estamos encontrando en la Reconstrucción con Cambios.

Hay varias obras ahí y estamos hablando de unos S/ 80 millones más que podrían incorporarse para las obras de la municipalidad a través de la reconstrucción.

Son obras como pistas, veredas o puentes en zonas que de alguna manera han sufrido o podrían sufrir algún embate de la naturaleza.

Mi consejo es que tenemos que trabajar arduamente en cómo incluir e inculcar los criterios o elementos de sostenibilidad dentro de las empresas. Es decir, cómo crecer incorporando las mejores prácticas de gobierno corporativo de nuestras compañías sin atentar contra los elementos vinculados al entorno y las comunidades que nos rodean, al ambiente.

Creo que tenemos que partir de ser algo autocríticos respecto al comportamiento que ha tenido el sector empresarial en la última década y particularmente la responsabilidad que tienen sobre la situación en la que nos encontramos.

Todo esto podría parecer retórica, pero a la larga genera mucho valor a las empresas. Tenemos que ver que factores como el tema de financiamiento ya empieza a atarse con la sostenibilidad alrededor del mundo. Cada vez más el acceso al financiamiento va a ser muy restringido si no empezamos a valorar este tipo de prácticas.

La pregunta es si la diversidad y la innovación son los temas de los que deberíamos estar hablando y si son los ejes. Lo que he aprendido es que si no gestionas con una mirada de inclusión, la diversidad no va a funcionar. En un estudio de BCG nos hablan de una inclusión con propósito estratégico y nos dan varios tips: liderazgo participativo, apertura de pensamiento, diversidad como una actividad estratégica, comunicación frecuente y fluida, y prácticas equitativas laborales.

Ya no solamente se trata de ser empático, es cómo realmente –por ejemplo– una persona que tiene una trayectoria profesional “a la antigua” se sienta y es capaz de conversar con los chicos y chicas que están en los laboratorios de innovación. Para poder aprender de ello, hay que tener un posicionamiento de liderazgo distinto.

Además, quisiera decir que la meritocracia es una medida objetiva de performance, pero lo cierto es que existe la diversidad y hay que buscar que se trabaje en igualdad de oportunidades.

Con todo el tema de disrupción, de nuevas habilidades tecnológicas, no vamos a tener éxito si no tenemos la mirada de inclusión. Mi consejo para el 2019 es escuchar para comprender, pero comprender de verdad.

En el contexto nacional hay dos aspectos que me parecen centrales. Uno, es el que se refiere a la reforma o la revolución educativa; y dos, las dificultades que se están presentando en el proceso descentralizador y de regionalización en el país.

Primero, se está produciendo un fenómeno importantísimo en la educación de manera universal y eso –en el Perú– tenemos que aprovecharlo y alentarlo como uno de los propósitos, no solo de este Gobierno –que es pasajero y transitorio– sino como una política de Estado absolutamente necesaria para que acompañe a la revolución económica y social que todos aspiramos.

En segundo lugar, necesitamos efectivamente el desarrollo regional, y no que seamos centralistas, todo en Lima.

Leer comentarios ( )