En un mediano plazo los pequeños productores pueden apoyar a sustituir parte de la importación de destilados en el Perú, aprovechando excedentes de frutas y la sobreproducción en épocas pico para generar valor agregado en origen, manifestó el presidente de , Alfonso Velásquez.

"El mercado mundial de aguardientes (whisky, ron, vodka, brandy y ginebra) es de aproximadamente US$ 30,539 millones, por lo que es fundamental que los productores peruanos aprovechen esa oportunidad, se capaciten y diversifiquen su producción para llegar a más mercados con nuevas presentaciones", manifestó.

No solo eso, en el Perú, la importación de destilados el año pasado fue US$ 48.3 millones, principalmente whisky, aguardiente, tequila y vodka, indicó.En ese sentido, afirmó que el Programa Nacional de Innovación e Industria Destilados Andinos de Sierra Exportadora, creado el año pasado, se impuso como meta inicial impulsar los destilados de frutas y productos del campo para ser transformados en destilados "Premium".

Ello mediante planes de negocios, asesoría en transferencia de tecnología, y capacitar a cinco asociaciones de productores y 40 empresas.

Entre setiembre del 2015 y mayo del 2016 el Programa Nacional de Innovación e Industria Destilados Andinos trabajó en diez regiones, con 15 materias primas.

Entre las frutas destacan la tuna, naranja, chirimoya, pera, piña, membrillo, durazno y manzana; también los cereales y granos andinos como cacao, café y trigo; además de la caña de azúcar y otras materias primas como la maca.

Alta calificaciónPor ello, y a fin de demostrar el avance del programa y la evolución de los productores ya capacitados, se realizó una cata en la que participaron destilados de frutas; caña de azúcar, cacao, café y maca; además de otras bebidas con anís y hoja de coca.

Jorge Llanos Goyena y Livio Pastorino Wagner, catadores del Instituto del Vino y el Pisco de la Universidad de San Martín de Porres degustaron 26 muestras de destilados de frutas; también de caña de azúcar, café y trigo andino, elaborados por productores de ocho regiones (Arequipa, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Junín, Pasco, Moquegua y Tacna), con resultados más que alentadores.

La ficha de la cata, que calificaba con un puntaje máximo de 100 puntos, incluía los factores de vista, olfato, gusto y armonía, en tres categorías: Frutas, Caña de Azúcar y Otros, destacando la calificación obtenida por el destilado de naranja elaborado en Río Negro, Junín, con 91 puntos.

Resaltó también un destilado de caña de azúcar, cuya muestra (destiladas dos veces) obtuvo 90 puntos, un destilado de tuna con 88 puntos y un vodka de trigo andino que alcanzó 84 puntos, el mismo que mereció elogios de los catadores.

Sierra Exportadora opinó que la biodiversidad del Perú y sus frutas, cereales andinos, granos, caña de azúcar y plantas aromáticas, ofrece oportunidades para emprender negocios con destilados, generando valor agregado en origen, aprovechando la creciente demanda en mercados de consumo de las bebidas espirituosas.