El Juzgado Colegiado de la provincia de San Román, en Juliaca, sentenció a José Carrasco Rodríguez a ocho años de pena privativa de la libertad por el contrabando calificado como "receptación aduanera agravada", como resultado de una denuncia interpuesta por la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria ().

La denuncia se remite al año 2003, cuando la Sunat verificó que José Carrasco ingresó al país un camión Nissan de placa XU-4846, valorizado en US$ 9,400.00, registrado en la oficina de de con documentación falsificada y placa clonada de un vehículo ya inscrito en la ciudad de Lima.

De acuerdo a investigaciones del y la Procuraduría Pública de la entidad recaudadora, se determinó que Carrasco actuaba como parte de una red criminal que se dedica a inscribir vehículos de contrabando en Registros Públicos.

Como parte de sus ilegales operaciones, captaban a terceras personas que prestaban sus nombres para realizar los trámites falsos, luego de lo cual iniciaban la comercialización de dichos vehículos. Las investigaciones comprobaron que en el caso de esta red criminal se habría comercializado alrededor de 50 vehículos.

El sentenciado ya enfrentaba otros procesos penales pendientes por el mismo tipo de delito. Además de los ochos años de cárcel, la condena implica también un pago de S/. 6,000 de reparación al Estado. Sin embargo el sentenciado ha apelado la condena.

Este fallo "representa un precedente en cuanto a la sanción del delito de contrabando en general y en particular a la comercialización de vehículos", señaló la Sunat en un comunicado.