El Scotiabank estima que la hacia el rango meta de 3% podría tomar más tiempo de lo que proyecta el Banco Central de Reserva (BCR), para fines del 2016, y mantuvo su proyección de una inflación de 3.6% para el cierre del presente año.

Recordó que el directorio del BCR mantuvo por segundo mes consecutivo su tasa de interés de referencia en 4.25%, y que la razón principal de esta decisión fue que la inflación ha empezado su proceso de reversión.

[Etiqueta]

La medida era esperada por el mercado (11 de 14 analistas según un sondeo de Bloomberg), señaló el analista del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank, Mario Guerrero.

La inflación en marzo registró un alza (0.6%) menor a la esperada por el mercado (0.7%), habiendo alcanzado un pico en su ritmo anual en febrero (4.5%) y ya empezó a descender en marzo (4.3%).

"Esta trayectoria, de acuerdo a nuestros estimados, debería continuar en abril (entre 4% y 4.2%), como consecuencia de la reversión de shocks de oferta", indicó.

Asimismo, la inflación esperada, principal factor a tomar en cuenta por la política monetaria, también ha revertido, manifestó en el Reporte Semanal del banco.

Agregó que para el 2016 la inflación esperada se ha mantenido en 3.5% (por tercer mes consecutivo), mientras que para el 2017, la inflación esperada alcanzó un pico de 3.2% en promedio en febrero y ha descendido a 3% en promedio en marzo, como consecuencia del quiebre en la trayectoria de la depreciación cambiaria.

"Como lo hemos mencionado en Reportes Semanales anteriores, la apreciación del sol de las últimas semanas ha interrumpido la viada al alza del tipo de cambio en los últimos meses hasta febrero de este año, produciendo un cambio en la formación de las expectativas depreciatorias", dijo.

Guerrero comentó que si bien el tipo de cambio puede continuar volátil en adelante, es más probable que la inflación esperada converja hacia el rango meta durante los próximos meses.

[Etiqueta]

PBIPor el lado real, la economía se viene recuperando (6% en febrero), acumulando un crecimiento de 3.8% durante los últimos 12 meses. Si bien influyó el efecto calendario (un día más en febrero por ser año bisiesto) y la mayor producción minera (33%), el resto de la economía empieza a mostrar signos de mejora.

"La reversión de las presiones inflacionarias (y su convergencia hacia el rango meta), la formación de expectativas cambiarias más favorables para el sol y la aparición de signos de mejora en la economía peruana constituyen fundamentos para considerar una postura neutral de política monetaria en adelante, por lo que esperamos que el BCR mantenga su tasa en 4.25%", dijo Guerrero.

Consideró que este escenario es consistente con el último Reporte de Inflación. En él, el BCR considera que la posición de la política monetaria tomará en cuenta el efecto de una brecha producto negativa, que se va cerrando a lo largo del horizonte 2016-2017, el efecto traspaso del tipo de cambio y de los choques de oferta sobre la inflación (éstos últimos ya empezaron su proceso de reversión).

Dentro de la Alianza del Pacífico, al igual que el Perú, Chile y México dejaron sus tasas de interés sin cambios en abril, en 3.50% y 3.75% respectivamente, en ambos casos con perspectiva estable.

La excepción fue Colombia, que elevó su tasa de interés en marzo (50 puntos básicos) y se espera una nueva alza (25 puntos básicos) para su reunión del 29 de abril.

"Los riesgos locales, derivados de los efectos del Fenómeno de El Niño y el periodo electoral, parecen haber quedado atrás. En adelante los riesgos más relevantes estarían asociados al desempeño de la economía mundial y de los mercados financieros. Esto puede generar algo de volatilidad cambiaria, añadió.

Sin embargo, el futuro parece ser uno con inflación disminuyendo, tasas de interés más estables, y un tipo de cambio en que ya no es tan claro que vaya a depreciarse tan fuertemente como se pensaba hasta hace relativamente poco, concluyó Guerrero.