Madrid (Reuters).- La salida de capitales de España aumentó su ritmo en junio hasta alcanzar una cifra de 219,817.4 millones de euros en la primera mitad del año, en un momento de incertidumbre en el sector financiero español, pendiente de la recepción de ayuda europea de hasta 100,000 millones de euros.

La salida de capitales ascendió a 56,631.5 millones de euros en junio — mes en el que España realizó la petición de ayuda para a sus socios de la eurozona — según datos publicados el viernes por el dentro de la balanza de pagos.

La débil economía española, que estará en recesión este año y el próximo, se encuentra en el centro de la crisis de la eurozona, con unos costos de endeudamiento muy altos que ponen al país en el umbral de ver cerrado el acceso a los mercados internacionales.

En el mercado se apunta a la posibilidad de un más allá de la ayuda implementada para su sistema financiero tal como han apuntado algunas informaciones en los últimos días a pesar de que el presidente del Gobierno, , mantiene que de momento no está negociando esta vía.

"Desde julio estamos en un proceso en que los inversores extranjeros están retirando el capital de España. Estas salidas se están compensando con el aumento de los préstamos del BCE a los bancos españoles", dijo Nicolás López, director de análisis y mercados de M&G Valores.

"Esto se debe a la pérdida de confianza de los inversores extranjeros en la solvencia de la economía española y espero que esta situación cambie con la esperada compra de deuda por parte del BCE", añadió López.

Analistas descuentan un papel clave de la institución monetaria europea en la solución de la crisis de la deuda soberana de la región que implicaría la adquisición de deuda de países periféricos del euro, tales como España e Italia.

En España, la salida neta de capital en los seis primeros meses equivale a casi un 22% del (PIB), mientras que en los últimos doce meses – en todos los cuales se ha registrado salida de capital en términos netos – el importe asciende a algo más 315,600 millones de euros.

El continuo goteo en las salidas de capitales se conoce en un día en el que Gobierno español tiene previsto aprobar su enésima reforma financiera y en el que la nacionalizada Bankia, que en buena medida precipitó la solicitud de ayuda europea para la banca española, tiene previsto, en principio, publicar unos resultados semestrales lastrados por abultadas provisiones.

Las salidas de capital de junio correspondieron a operaciones interbancarias, préstamos y retirada de depósitos de 45,366.3 millones de euros y, en menor medida, por la venta de deuda en manos de inversores extranjeros.

Déficit de cuenta corriente baja en junioEn tanto, el déficit por cuenta corriente de junio bajó a 257.2 millones de euros frente a un saldo negativo de 754.7 millones de euros en el mes anterior y comparado con un déficit de 1,322.5 millones en junio de 2011, debido a la disminución del déficit comercial.

El saldo negativo de la balanza comercial descendió en junio a 2.221.7 millones de euros frente a los 3,406.3 millones de junio de 2011.

Por su parte, el Banco de España agregó que el superávit de la balanza de servicios subió en junio a 4,376.5 millones de euros desde los 3.986,2 millones del mismo mes del año anterior.

La cuenta de capital, incluyendo las transferencias procedentes de la Unión Europea, registró un superávit en junio de 712.2 millones de euros desde un superávit de 440.4 millones en mayo del año pasado.