Roque Benavides, presidente de la , mostró su preocupación por el tema de la "franquicia antiminera" que se percibe en el Perú y señaló que ya no se puede permitir que los grupos antimineros sigan sobrepasando los límites de la ley.

"Es evidente que muchos de estos antimineros ya se han excedido a esos límites. El solo hecho que cierren una carretera o que agredan a un policía que está cumpliendo con su labor son hechos que deben ser castigados. La ley tiene que ser igual para todos", expresó Benavides en el programa Rumbo Minero (Canal N).

Asimismo, opinó que la divergencia entre el Gobierno regional y nacional debe acabar pues obstaculiza las iniciativas de inversión del sector: "Nosotros recurrimos al Gobierno nacional porque a él le corresponde otorgar los permisos para las operaciones; pero al llegar al área rural, la autoridad regional dice que no le gusta. Eso no es aceptable. Debemos ordenarnos", refirió.

Benavides dijo que es errónea y "absurda" la percepción que se tiene de las empresas mineras en cuanto al tema medioambiental, al indicar que lo que ellas (las mineras) quieren es ensuciar el ambiente. Por ello, exhortó al pueblo peruano a conformar una "hermandad del agua", donde las empresas mineras puedan aprovechar la riqueza de la tierra para construir más reservorios.

"Cuando a mí me dicen que se necesita desalinizar el agua, me parece bien, es importante; pero antes de pensar en ello, hay que hacer reservorios en zonas altoandinas y generar agua que después pueda ser utilizada el resto del año", culminó.