"Ver mes a mes es un despropósito, en abril se evidenció una anomalía de días trabajados, pero esta tendencia declinante viene desde diciembre, y habría que preguntarse qué ha pasado con el durante el primer trimestre", refirió , director del IPE. "Darle mucho énfasis al PBI de abril es un error", reforzó la acotación el economista .

Según Thorne, "cuando todos los astros se alinean tenemos una situación muy complicada, y la caída de la inversión privada es una preocupación que hay que tomar en cuenta, pero sin dejar de lado el internacional".

El economista aseguró que el PBI del primer trimestre en EE.UU. en 1%, se podría debilitar aún más en -1.8%, y este resultado podría tener un efecto adverso en las expectativas. "Hay proyectos emblemáticos que nos han salvado, pero estos se han paralizado, no solo en el sector privado sino también en el público", agregó.

Además, Thorne afirmó que una forma de compensar el crecimiento de 2% en el PBI de abril es promediando marzo con abril, y la cifra sería en 3.5%. "Sin embargo, sigue siendo una desaceleración, y creo que llegaremos al 4.5 o 4.7% a fines del 2014", acotó.

Respecto al reactivador, Abusada opinó que es una revolución porque por primera vez se están reconociendo las trabas burocráticas. "El Gobierno ha escuchado al sector privado, y las expectativas se podrían quebrar por primera vez. La discrecionalidad de la Sunat no es positiva, y esta situación podría cambiar con el paquete de medidas", acotó.

El director del IPE cree que el "Gobierno está haciendo reformas que nunca se había atrevido a hacer, pero las medidas tendrán efectos en cuatro o cinco años. Este año la minería podría crecer en un dígito, pero si se concretan los proyectos mineros en cola, la economía podría crecer en dos dígitos, lo que significaría dos puntos más de crecimiento para la economía".

Por otro lado, a Thorne sí le preocupa el entorno internacional, porque la FED podría subir sus tasas. "El paquete de medidas es un buen paso, pero es como 'subir una escalera automática en sentido contrario, porque 'cuando dejas de ejecutar medidas', retrocedes", afirmó el economista.

Frente a este contexto internacional, Thorne recomienda que es el momento de hacer cosas que nos permitan crecer, pues todas las inversiones públicas y mineras se darán, pero el crecimiento debe llegar al 5 o 6%.

"El BCR debe seguir una política agresiva con la reducción de la tasa de referencia y la mejora de las expectativas", acotó.