Londres (Reuters).- Una menor producción de petróleo en el Mar del Norte, una baja actividad fabril y el declive posterior al impulso por los hicieron que la economía británica se contraiga más de lo esperado a fines del 2012, llevándola peligrosamente cerca de una recesión de "triple caída".

La Oficina Nacional de Estadísticas dijo el viernes que el producto interno bruto del cayó un 0.3% en el cuarto trimestre, un descenso mayor que el 0.1% esperado por los analistas.

El PIB creció un 0.9% entre julio y setiembre. La libra esterlina cayó a un mínimo de cinco meses contra el dólar y a su nivel más bajo frente al euro en más de un año después de los datos.

"Este es un resultado muy decepcionante", dijo Philip Shaw, economista de Investec. "Los mercados se dan cuenta de que las cifras pueden ser revisadas (…) pero es evidente que ahora las conversaciones se centrarán en si estamos en una recesión de triple caída", agregó.

El país entró en recesión en los últimos tres meses del 2011, y sólo salió de ella en el tercer trimestre del 2012, después de un impulso por los Juegos Olímpicos de Londres.