Luis Hidalgo Suárezlhidalgos@diariogestion.com.pe

La reducción de las transferencias del Gobierno Nacional (GN) a los gobiernos regionales (GR) y locales (GL) por concepto del (que según los habría sido del orden del 25% y según el Ministerio de Economía y Finanzas no habría llegado al 10% porque se ha compensado con recursos ordinarios del Tesoro) ha venido causando muchos reclamos por parte de estos últimos y amenaza con crear movilizaciones e inestabilidad que se prolongarían hasta el próximo año.

Sin embargo, más allá de que desde un principio hubo errores en el esquema de distribución del canon (como coinciden varios expertos), los cuales deben solucionarse mediante una nueva ley, lo que llama la atención es que dichos gobiernos reclaman recursos cuando en su mayoría muestran pobres niveles de ejecución presupuestal, a falta de dos meses para concluir el año.

InversionesPor ejemplo, en el caso de los GR el avance en la ejecución de su presupuesto público de inversiones, al cierre de octubre de este año, fue de 60.5% en promedio, solo un poco mayor que el avance registrado por el gobierno Nacional (54%).

Y si se considera a las 11 regiones que recibieron más canon minero este año (el 97% del monto total estimado en unos S/. 3,708 millones para este año), se observa que estas han ejecutado un porcentaje (57%) menor (en promedio) de sus presupuestos de inversiones.

Al interior de ellas, el rango de ejecución está entre 40% y 81% y no son precisamente las regiones que participan más del canon minero las que ejecutaron un porcentaje mayor (Ver tabla).

Ejecución del canonPor otro lado, si se considera que los recursos provenientes del canon minero son una fuente de financiamiento de las inversiones de las regiones, también puede observarse que el avance de la ejecución del presupuesto de esta fuente es bajo (56%) en estos gobiernos.

Aparte, los GR y GL tienen recursos sin utilizar depositados en bancos (unos S/. 3,500 millones al cierre de setiembre), todo lo cual reflejaría una falta de capacidad para ejecutar eso enormes presupuestos.

Apremian los cambios a la ley del canonLa solución parcial que el gobierno ha dado a la reducción de los recursos del canon (crear un fondo de S/. 500 millones) para evitar que proyectos de inversión regionales y locales se paralicen, es solo un paliativo de corto plazo. El problema de fondo es la mala distribución que se hace de los recursos del canon minero, sin considerar que son altamente volátiles porque dependen de los precios de los minerales y que, por lo tanto, no pueden aplicarse para financiar gasto permanente o de proyectos cuya maduración es de mediano plazo.

Por otro lado, los criterios de distribución condenan a aquellas regiones y municipios que no cuentan con minas importantes en explotación. Es necesario acelerar la modificación de la ley que distribuye el canon ya que cuanto más avance el año que viene (que es electoral), menos popular será modificar la ley.