Madrid (Reuters).- La región española de Castilla-La Mancha se suma a las comunidades autónomas con dificultades para hacer frente a sus compromisos financieros y solicitará 848 millones de euros a un fondo de liquidez creado por el para ayudar a las regiones en apuros.

El anuncio fue hecho el jueves por el consejero de Hacienda de la región, Arturo Romaní.

El Gobierno central prevé activar esta semana el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), al que ya han anunciado oficialmente que acudirán , Valencia y Murcia, y al que también se sumaría Andalucía.

Las necesidades adelantadas por estas comunidades suman entre 14,550 y 15,900 millones de euros, lo que supone agotar prácticamente la dotación prevista del fondo, de 18,000 millones de euros.

El consejero castellano-manchego dijo que los 848 millones solicitados suponían un 10% de la deuda financiera total de la región y que se utilizarían para pagar vencimientos e intereses.

"El FLA ofrece tipos de interés mucho más ventajosos para la región que los que ofrecen los bancos", declaró Romaní, que aseguró que la adhesión a este mecanismo de liquidez no supondrá ninguna condición nueva respecto a las que ya tiene que cumplir la comunidad autónoma por haberse acogido al mecanismo de pago a proveedores.