Las regiones afectadas serían Ucayali, San Martín, Huánuco y Loreto. (Foto: Andina)
Las regiones afectadas serían Ucayali, San Martín, Huánuco y Loreto. (Foto: Andina)

La Asociación de Productores de Palma Aceitera (Perú Palmas) alertó que, de prosperar el proceso que el Estado argentino lleva a cabo ante Indecopi, 48,000 familias de agricultores de la selva peruana se quedarán sin ingresos.

Este proceso busca que se le permita al biodiesel de ese país ingresar al mercado peruano sin los derechos compensatorios antidumping que el Perú les fijó el 2016, apuntó el presidente del gremio, Ledgard Arevalo.

El biodiesel es un combustible que se obtiene de productos vegetales como la palma u otras variedades. Muchos países en el mundo, entre ellos el Perú, obligan a que las gasolinas tengan un porcentaje de biodiesel para luchar contra la contaminación. El Perú es un productor de biodiesel al igual que Argentina y Estados Unidos.

De acuerdo a Perú Palmas, Argentina, uno de los principales fabricantes de biodiesel en el mundo, inició una agresiva política de exportación la década pasada subsidiando a sus productores. Ante ello, el Perú al igual que Estados Unidos y la Unión Europea le fijaron derechos compensatorios antidumping al biodiesel argentino.

El Estado Argentino inició el 2019 un proceso ante Indecopi para dejar sin efecto estos derechos argumentando un cambio de circunstancias de las originales que los motivaron.

Según el dirigente de los palmicultores peruanos no es cierto que estas circunstancias hayan cambiado por lo que los derechos compensatorios deben renovarse.

“De no hacerlo, el impacto social será muy grande. Más de 48,000 familias viven de la producción de palma aceitera (Insumo del biodiesel) en regiones como Ucayali, San Martín, Huánuco y Loreto. Nos quedaremos sin mercado”, anotó.

Explicó, además que en los últimos años han migrado los cultivos originales de coca y maíz en esas zonas hacia la palma aceitera, insumo principal de biodiesel con lo que obtuvieron un mercado predecible e industrializado.

“Permitir el ingreso de biodiesel argentino subsidiado en una situación tan dramática como la que vivimos es un acto de traición a los agricultores de la selva”, puntualizó.