Londres (Reuters).- La creció en julio a su mayor ritmo en 25 años, compensando todas las pérdidas por un feriado público adicional en julio y elevando las .

Datos separados de la Oficina Nacional de Estadísticas mostraron que las presiones de los costos para las firmas están subiendo nuevamente, una posible preocupación para el Banco de Inglaterra, que espera que una desaceleración de la inflación brinde alivio a los consumidores británicos.

Aunque los datos sobre precios y producción podrían generar dudas sobre la necesidad de un nuevo estímulo monetario por parte del banco central, la ante la crisis de deuda de la zona euro han provocado que muchos economistas aún esperen otra dosis de alivio.

"En general, todavía pensamos que obtendremos más alivio cuantitativo en noviembre", dijo la economista de Investec Victoria Clarke.

"Pero si estas cifras continúan durante el resto del trimestre, sumadas a un mayor repunte, la medida podría empezar a verse como algo mucho más debatible y ciertamente hacer que la reunión de noviembre sea más animada", sostuvo.

La aún no se ha recuperado por completo de la crisis del 2008 y el 2009.

Volvió a caer en recesión a fines del año pasado puesto que la perjudicó la demanda de exportaciones y la confianza de las empresas, intensificando los efectos de los severos planes de austeridad del Gobierno para recortar el enorme déficit público.

Es probable que la economía anote cierto crecimiento en el tercer trimestre gracias al aumento de la producción y a las ventas de entradas para los Juegos Olímpicos de Londres, lo que podría sumar 0,2 puntos porcentuales a la cifra de expansión.

La producción de manufacturas subió un 3,2 por ciento en julio luego de caer 2,9 por ciento en junio, cuando un feriado adicional por el jubileo de la Reina Isabel afectó la actividad, indicó la Oficina Nacional de Estadísticas.

Fue el mayor avance desde julio del 2002 y la cifra superó las estimaciones más optimistas de los economistas.

Pero la lectura más positiva fue la de la producción industrial, que incluye a los sectores de la energía y la minería, que marcó un aumento de 2,9 por ciento en julio, el mayor incremento desde febrero de 1987.

La libra esterlina reaccionó poco a los datos divulgados, puesto que el anuncio el jueves del Banco Central Europeo (BCE) de que comprará bonos gubernamentales italianos y españoles erosionó el apetito por activos refugio como los papeles británicos.