Londres (Reuters).- La se contrajo menos que lo estimado inicialmente en el segundo trimestre a pesar de una fuerte caída del comercio, pero el panorama más amplio de la debilidad económica ha cambiado poco, mostraron datos el viernes.

La producción del segundo trimestre cayó un 0.5%, frente a una previsión inicial del 0.7%, presionada por factores extraordinarios como un clima excepcionalmente húmedo y un día de fiesta pública adicional para conmemorar los 60 años de la Reina Isabel en el trono.

Los economistas esperan un repunte modesto de julio, pero las encuestas de empresas siguen pintando un cuadro sombrío, manteniendo la presión sobre el ministro de Finanzas, , para que refuerce el crecimiento y para que el Banco de Inglaterra ofrezca un estímulo adicional a través de tasas de interés más bajas o de compra de bonos.

La caída reportada por la Oficina de Estadísticas Nacionales sigue siendo el mayor descenso desde el primer trimestre del 2009 – cuando la economía se vio afectada por las consecuencias inmediatas de la crisis financiera.

"El título es un poco menos temible, pero el resultado final es más o menos lo mismo: que la economía británica se ha contraído durante tres trimestres consecutivos", dijo Vicky Redwood de Capital Economics.

"Dados los lastres por la presión fiscal, la crisis de la zona euro y los altos niveles de deuda interna, aún dudamos de que una fuerte recuperación esté por venir", agregó.