Londres (Reuters).- El déficit comercial de bienes de Gran Bretaña creció inesperadamente en abril por una caída de las exportaciones, elevando la amenaza de una contracción de la economía en el tercer trimestre y sumando urgencia a medidas para impulsar el crecimiento mientras sus socios en la zona euro se debilitan.

El país entró en recesión y se avecinan más penurias a medida que una crisis de deuda implacable en la zona euro el principal mercado para las exportaciones británicas afecta el comercio y vuelve a las compañías reticentes a invertir y realizar contrataciones.

La Oficina Nacional de Estadísticas informó el viernes que el déficit comercial de bienes creció a 10,100 millones de libras (15,700 millones de dólares), la segunda mayor brecha desde que comenzaron a tomarse registros en enero de 1998. El dato se compara con un déficit de 8,700 millones de libras en marzo.

"En términos amplios, los números son desastrosos", dijo Davi Tinsley, economista de BNP Paribas. "Como las cosas no van a mejorar en el exterior, apoyar la economía doméstica es muy importante", agregó.

En el último intento por impulsar la economía, el Banco de Inglaterra dijo el jueves que Gran Bretaña lanzará un esquema para proveer financiamiento barato a largo plazo para los bancos para alentar los préstamos a empresas y consumidores, mientras que la entidad también activará una herramienta de liquidez de emergencia.

El déficit comercial de bienes con países que no son de la UE se amplió a 5,200 millones de libras en abril desde 4,200 millones en marzo y contra pronósticos de una brecha de 4,200 millones de libras.

Las exportaciones a países que no forman parte de la UE cayeron casi un 9 por ciento en el mes en términos de volúmen, presionadas por ventas menores de productos químicos y coches.

También hubo una brecha récord en el comercio de bienes con la Unión Europea. Los volúmenes de exportación de bienes al bloque cayeron un 6.5%, superando una caída del 2.3% en importaciones desde la UE.

"De nuevo la crisis de la zona euro está comenzando a tener un impacto mayor en las exportaciones y, en consecuencia, un mayor impacto en el PIB del segundo trimestre", dijo Peter Dixon, economista de Commerzbank.