(Reuters).- Los precios del caerían este año ante un aumento de los suministros a un ritmo más veloz que el de la demanda, mientras que está previsto que el balance del mercado de se ajuste significativamente debido a recortes de producción, mostró un sondeo de Reuters.

Los 26 analistas que participaron en el sondeo redujeron la mediana de sus estimaciones para los precios del cobre, el aluminio y el en el 2014 respecto a sus proyecciones en enero. Sin embargo, los expertos elevaron sus pronósticos para el precio del níquel en un 5%, en la mayor revisión al valor de todos los .

El cobre al contado promediaría US$ 6,816.50 por tonelada este año, una cifra revisada a la baja respecto a un pronóstico en enero de US$ 7,013 y casi un 7% menos frente al precio promedio del 2013. Los analistas están proyectando un valor de US$ 6,839 para 2015.

Es probable que la demanda en , el mayor consumidor mundial de cobre, sea débil, según Marc Elliott, analista de Investec.

"El superávit de cobre probablemente subirá en la segunda mitad a medida que la demanda cae luego del periodo de mayor actividad industrial en China, que es típicamente un fenómeno de la primavera o inicios del verano boreal", sostuvo.

Está previsto que el mercado de cobre registre un superávit de 228,000 toneladas para fines del 2014, respecto a una estimación de 260,500 toneladas en un sondeo anterior, y que el excedente aumente a 262,000 toneladas en el 2015.

En cuanto al aluminio, se espera que el balance del mercado se ajuste significativamente a un superávit de 68,107 toneladas, respecto a las 568,400 toneladas previstas en el sondeo anterior.

Los precios del aluminio al contado promediarían US$ 1,792.50 por tonelada este año, de acuerdo a los 24 analistas, por debajo de una previsión anterior de US$ 1,840 y del promedio en 2013 de US$ 1,844.95. Se espera que los valores suban de nuevo a US$ 1,950 dólares en 2015.

En tanto, se espera que China, que representa un 40% de la demanda mundial de cobre refinado, registre su tasa de crecimiento económico más lenta en cinco años en el primer trimestre, y ese débil inicio del 2014 ya ha generado una acción del Gobierno.

El cobre a tres meses en Londres cayó a mínimos de tres años y medio debajo de US$ 7,000 en marzo ante las preocupaciones de que una crisis crediticia en China podría desbaratar los acuerdos de financiamiento que usan al metal como garantía. El cobre cerró en US$ 6,667 el lunes.

En tanto, analistas elevaron en un 5% sus pronósticos para el precio del níquel en el 2014 a US$ 15,650.50 frente al sondeo anterior, ante las persistentes preocupaciones sobre una potencial escasez tras una veda a las exportaciones de minerales en Indonesia. En 2015, se espera que el níquel suba a US$ 17,395.80.