El jefe del Proyecto de Reducción y Alivio a la Pobreza (PRA), José Iturrios, habla con cifras. Solo durante la segunda etapa del proyecto –tras el fin de la primera, en el 2008–, el programa ha logrado articular el trabajo de más de 10 mil productores de la sierra y de la selva del país y viene impulsando alrededor de 200 negocios, que ponen en movimiento unos 44 millones de dólares.

Tal es el éxito del proyecto que, hace una semana, la ministra de la Producción, Gladys Triveño, anunció que eliminaría algunos programas de su cartera e .

"Lo interesante es que hay una serie de principios operacionales y de gestión que merecen ser llevados al conjunto de intervenciones productivas del país –dijo Iturrios–. Los negocios deben empezar con la mirada puesta en el mercado, basarse en la continuidad y en la disciplina, orientarse por resultados y bajo una idea de costo-beneficio, ya sean negocios públicos o privados".

El PRA ya cumplió 12 años y su trabajo consiste en articular la relación entre las grandes empresas compradoras, a quienes compromete con el desarrollo, y los pequeños productores de las zonas pobres del país. Se trata de un modelo que no está basado en la entrega de dinero, sino de conocimiento para la generación de negocios sostenibles.

Datos–La primera fase del PRA, que acabó en el 2008, generó 300 millones de dólares en ventas, 80 mil empleos y 20 millones de dólares de inversión en activos fijos.–Participaron 40 mil pequeños productores a través de 232 planes de negocios.