Reuters.- Los bancos británicos han recibido pedidos para hacer pruebas sobre cómo soportarían que varios países de la zona euro abandonen la moneda única, comunicó la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, por sus iniciales en inglés) de .

El presidente de la autoridad regulatoria, Adair Turner, declaró que necesitan pensar sobre los problemas que podrían surgir de sus activos y obligaciones en caso de ser nominados en otra moneda, incluso aunque la probabilidad de que esto ocurra todavía es baja.

"Los hemos alentado a que evalúen esos escenarios para Grecia, España, Italia, Portugal e Irlanda", relató Turner ante la Comisión de Tesoro del parlamento británico.

"Nosotros consideramos que las posibilidades son muy bajas, muy muy bajas para al menos algunos de esos países que figuran en la lista, pero pienso que es razonable alentar a la gente a evaluar escenarios de riesgo", añadió Turner.

La comisión legislativa estaba interrogando a Turner y a funcionarios del Banco de Inglaterra (BoE) que integran su Comisión de Política Financiera (FPC por sus iniciales en inglés), que analiza el riesgo que afecta a la estabilidad financiera.

La reunión de la FPC en junio llegó a la conclusión de que la crisis de deuda de la zona euro era el mayor desafío que enfrenta la economía británica, que está otra vez en recesión.

La comisión acordó ayudar a los bancos a impulsar la economía aprovechando miles de millones de libras esterlinas de sus fondos de cobertura para incrementar el volumen de préstamos a las compañías.

La cantidad que los bancos pueden retirar de sus coberturas líquidas conformadas en gran parte por bonos soberanos dependerá de cuánto tienen colocado como colaterales en el Banco de Inglaterra.

"Estamos trabajando sobre los detalles", dijo Turner, y agregó que la FSA celebrará reuniones pronto con cada banco para estipular cuánto pueden utilizar de sus coberturas líquidas.

"Nuestros bancos cuentan con una posición más fuerte que la que tenían hace tres o cuatro años", agregó Turner.