A pesar de que las están exoneradas del pago del Impuesto General a las Ventas (IGV), estas le deben a la Sunat más de S/. 8 millones por Impuesto a la Renta, EsSalud y ONP, advirtió el director tributario del Grupo Verona, José Verona.

"El IGV se grava al consumidor y no a la empresa que ofrece el servicio. Si se gravara en el transporte público se encarecía un servicio que es usado por las masas", explicó el abogado.

Refirió que pese a este beneficio los transportistas suben los pasajes cuando les parece, hecho que afecta principalmente a universitarios y escolares.

Sin embargo las empresas de transporte público sí están obligadas a pagar el Impuesto a la Renta, que es el 30% de sus ganancias, las mismas que no pueden ser fiscalizadas porque los boletos, que no siempre entregan a los pasajeros, no son comprobantes de pago.

Verona afirmó que de acuerdo al RUC de cada uno de las empresas, en el portal de la Sunat se pudo calcular que la empresas registradas con más papeletas adeudan a esa entidad más de S/. 8 millones de soles por Impuesto a la Renta y cobros como EsSalud y ONP.

"Si se autorizaran 10,000 boletos y al mes quedan con 3,000 boletos es porque han vendido 7,000. Sería una respuesta fácil para no perjudicar la recaudación del Impuesto a la Renta", concluyó.