Juan Carlos Guajardo, Director del Centro de Estudio del Cobre y la Minería (CESCO)de Chile, estuvo en el Perú para la conferencia de la Universidad de Ingeniería y Tecnología () titulada "Crisis Internacional y las Perspectivas de la Economía Peruana". En un breve tiempo tras su exposición, gestion.pe conversó con el experto sobre las ventajas, desventajas y las oportunidades conjuntas entre ambos países en el .

¿Cuál es su apreciación de la minería peruana?Es una de las más competitivas en . Ha tenido un proceso de crecimiento acelerado y lo más interesante es que tiene una cartera de proyectos por desarrollar que en el caso del cobre es la que tiene mayor potencial de crecimiento a nivel mundial. Ello en base a factores competitivos como el bajo costo de energía, que permiten sustentar una cartera de proyectos bastante competitivas a nivel internacional.

En Perú siempre apuntamos a superar a Chile en la producción de cobre. ¿Lo ven como un gran competidor?Más que plantear una competencia, hay muchas oportunidades de cooperación en la industria del cobre. Pero creo que la brecha entre y se estrechará en los próximos años en la medida que los proyectos se concreten. Perú tiene la ventaja de tener un portafolio de proyectos muy consolidados, que tienen que superar algunos obstáculos, pero tiene condiciones muy interesantes, como el costo de energía muy competitivo. En Chile, el desarrollo minero ha sido muy fuerte en los últimos treinta años y tiene una base consolidada.

En Chile hay muy pocos conflictos sociales en el sector. ¿Cómo está afrontando este tema?Esta experiencia en Chile hay que matizarla porque los proyectos han estado muy aislados, con muy poca intervención de comunidades. Sin embargo, por diversas razones sociológicas la presión social en Chile ha ido aumentando, por lo tanto vamos a ver una mayor presión en los proyectos mineros que no existían antes. En Perú, la situación es distinta porque los proyectos están mucho más cerca de comunidades y siempre han estado expuestos a la conflictividad. No creo que Chile tenga que aportar o enseñar algo en el caso de conflictos, sino al revés: vamos a tener que mirar la experiencia de Perú y ver de que forma enfrentamos el problema.

Chile tiene un serio problema energético. ¿Cómo lo están resolviendo?Sí. Tiene carencias. No cuenta con recursos fósiles y los hidroeléctricos están en el sur del país, donde hay una fuerte oposición por utilizarlo debido a razones ambientales. Esto nos deja expuestos a las importaciones de recursos energéticos, que significan un impacto bastante serio en los costos. Hay bastantes planes para abordarlos con el gas natural y el carbono. Ese es el dilema más importante de Chile, porque sino los costos se mantendrán altos y será menos competitiva no solo la minería, sino otras actividades económicas del país.

¿Consideran a Perú como su proveedor de gas para el sector?, ya sea peruano, boliviano, argentino o colombiano. La necesidad de la demanda está allí y en la medida que exista una fuente confiable y sustentable del recurso sería muy beneficioso. Ahora, Chile está considerando también otras opciones, que son más lejanas. Pero el foco, una de las prioridades es solucionarlo con el gas. Es bastante urgente, por eso también se están evaluando recursos desde el exterior, de América Latina, del Caribe, del sureste asiático para poder proveer la demanda de gas en Chile.