América Latina hasta ahora no aprende a crecer a tasas altas del orden de 10% sostenidamente durante décadas. Un ejemplo es el Perú que creció cerca del 10% en el 2008, pero al 2009 se abismalmente a 1% con la crisis internacional, criticó César Attilio Ferrari, exmiembro del directorio del Banco Central de Reserva del Perú (BCR).

"No podemos crecer a tasas sostenidas de crecimiento elevadas porque dependemos demasiado de los precios internacionales de las materias primas", recalcó el también catedrático de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, en momentos en que la economía peruana se desaceleró el año pasado.

En cambio, China sí alcanzó este nivel de dinamismo, porque se basó en "la expansión acelerada de la manufactura", a tal punto que su es la que influye en la volatilidad mundial, acotó el profesor extranjero de la XXVIII Semana Internacional de .

Mientras tanto, el 70% de las exportaciones peruanas son materias primas. Y el sector manufactura viene contrayéndose: el último dato de noviembre del INEI registra que cayó 1.14%.

Un factor determinante para crecer al ritmo de China enfatizó Attilio Ferrari es el ratio de inversión total, que en el Perú llega al 27.8% del PBI, mientras que en China representa el 50% de su actividad productiva.

Aunque es importante resaltar que el gigante asiático se viene desacelerando desde tasas de dos dígitos a , situación que está motivando reformas socioeconómicos al interior del país.

No obstante, Attilio Ferrari consideró que el motor que desencadenó un crecimiento vigoroso de China fue su política monetaria activa: "Mantener una tasa de cambio superdevaluada que le da una enorme competitividad, pero simultáneamente mantiene tasas de interés comerciales sumamente bajas, con lo cual la rentabilidad de sus empresas son muy elevadas".

Producción de cobreSegún Attilio Ferrari, China seguirá apostando por el Perú, las cuales se evidencian en la duplicación de la producción de cobre. La empresa Chinalco ya inició la producción de . Y todo indica que el proyecto también lo operará las firmas chinas. Según The Wall Street Journal, el único consorcio chino que queda en la subasta de la mina de cobre es integrado por las estatales China Minmetals, Citic Group y Guoxin Group.

"China piensa estratégicamente, sabe que su mayor cuello de botella puede ser la producción de materias primas para mantener activo su enorme aparato industrial. Por ello, invierten en cobre, aluminio o petróleo", refirió Ferrari. "Los inversores chinos no funcionan ideológicamente, son más bien prácticos", recalcó.