La Sociedad de Comercio Exterior (ComexPerú) informó que el se encuentra entre los 10 primeros países del mundo cuya cerveza tiene las mayores cargas tributarias y de lo que recaudó la Sunat por concepto del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) en el 2013, el 47% corresponde solo al impuesto aplicado a las cervezas (S/. 1,901 millones).

El resto de licores se incluyó en la categoría de "otros" (S/. 178 millones), por ser montos pequeños.

El gremio indicó que según un estudio realizado por la consultora Euromonitor, la cerveza continúa siendo la bebida alcohólica de preferencia en el Perú, con más del 95% del mercado y a julio de 2014, la Sunat ha recaudado ya S/. 1,173 millones por concepto de ISC a la cerveza, un 8% más que lo recaudado en el mismo período de 2013.

La , hasta antes de ser incluida en el esquema impositivo mixto, en mayo 2013, pagaba por concepto de ISC un 27.8% del precio de venta al público (PVP). A partir de entonces, se aplica una tasa específica impositiva de S/. 1.35 por litro, únicamente cuando este monto resulte mayor al que resulta de aplicar una tasa ad valorem del 30%.

Con el cambio en la regulación, el ISC ad valorem a la cerveza (que es el que más afecta a estas ventas) se incrementó un 2.2%, convirtiéndose así en la carga tributaria más alta de la región.

Lo que también salta a la vista es que, para el resto de bebidas alcohólicas (con un grado alcohólico de 7° a más), si bien el impuesto específico se ha mantenido proporcional al grado de alcohol que incluye la bebida, el impuesto ad valorem se sitúa en un 25% para todas ellas, por debajo del aplicado a la cerveza.

Comex recordó que de acuerdo con un estudio realizado por la empresa de investigación de mercados Euromonitor International, en 2012, el Perú tenía uno de los más grandes mercados de en Latinoamérica, con una participación de mercado del 30.8%, por encima del promedio regional (26.9%).

Explicó que esto se debería a tres factores fundamentales, de los cuales el primero es la falta de control de las autoridades de la Sunat, en cuanto a fiscalización, y de Digesa, por el otorgamiento de registro sanitario a bebidas alcohólicas que no poseen un adecuado expediente técnico.

Otro factor es que la brecha de precios, que genera que los consumidores sobre todo, los de menores recursos busquen aquel producto de menor precio (se estima que, en promedio, una bebida alcohólica ilegal cuesta un 30% menos que una legal); y en tercer lugar están los altos impuestos al sector formal de la economía.

"El mercado peruano de bebidas alcohólicas no soportaría un incremento más del ISC. No solo porque reduciría las ventas del sector empresarial formal, afectando con ello su rentabilidad y competitividad, sino porque también incrementaría la demanda por bebidas alcohólicas ilegales, lo que fomentaría el crecimiento del mercado informal, resultando totalmente contrario a lo que deberíamos buscar", advirtió.

Finalmente, el gremio señaló que las autoridades deberían enfocarse en combatir y fiscalizar el mercado de alcohol ilegal.