"Más que reducir en , la reforma debe facilitar a todos los peruanos con un trabajo digno". Así, opinó Carlos Casas, exviceministro de Economía, respecto al actual paquete de anunciado por el Presidente Ollanta Humala en la víspera.

Según el economista, estamos en una 'suerte' de cambios que atacan en un corto plazo, y la reducción en trámites y costos laborales beneficia mucho a los empresarios, el cual siempre ha sido motivo de reclamo, pero la reforma laboral debe privilegiar también a las necesidades de los peruanos, en cuanto a ampliar su cobertura de seguros de salud, sistema previsional, entre otros.

Así, "la medida no va tanto por el lado de subir más costos para llevar a cabo estos beneficios para los , sino en disminuir los costos de contratación de tales empleados".

Un punto importante que señaló Casas es que el sector es muy pequeño en el Perú y las extra salariales son infinitas, mientras que en otros países de la región sucede lo contrario.

Para el exviceministro, el costo de ser formal debe reducir, porque la formalización genera mayor productividad, y en consecuencia, mayores sueldos, ya que los costos se reducen y se genera un trabajo más satisfactorio.

Respecto a si estas medidas están bien hechas, Casas sostuvo que son buenas, pero no suficientes dado que no atacan a la 'raíz', es decir, a las causas estructurales. Así, declaró que van en el sentido correcto, pero es importante resaltar el aspecto político, y el Gobierno debió tener una reforma más agresiva.

"Antes es mejor que tarde", contestó Casas cuando Gestion.pe le preguntó sobre qué medida podría haber sido la más adecuada. El economista confirmó que el 'actual marco' hereda lo antiguo, y era necesario avanzar en reformas de 'segunda generación', "están en la agenda, pero el sistema político juega un papel importante".

Así, según Casas, de darse medidas más agresivas, estas no serían populares en este Gobierno, pero es imprescindible que el gobierno entrante las adopte y las mantenga, porque de lo contrario no tendrá un efecto a largo plazo.

Otras medidas:Según Casas, el anuncio de Castilla en cuanto al aumento del PBI de 1.5 a 3%, gracias a este paquete de estímulos, debe analizarse con calma, porque los pronósticos poco positivos, y las expectativas a futuro podrían contrarrestar su estimación.

Además, según Casas, este anuncio no será para este año, porque creceremos menos, pero se está apostando porque en el 2015 a 2016 se recupere niveles alrededor del 5 a 6%.

"Este anuncio podría generar un choque positivo de expectativas, porque el ministro mencionó que liberaría recursos de las empresas para contratar más trabajadores, pero si las condiciones no son las adecuadas, por más que liberen liquidez, las empresas no trabajadores en el corto plazo, sino que esperarán que la situación mejore para contratar más personal", acotó Casas.

En cuanto a la pública, Casas señaló que esta es 9% menor que el 2013, y es necesario recuperarla para atraer más inversión privada. La inversión por sectores, anunciada por el Presidente, es un proceso lento, distinto a la política monetaria que tiene un efecto inmediato, ya que tomaría un par de trimestres para su dinamización, y pueda tener un efecto en la economía.

Así, explicó que los efectos se podrían ver a partir del próximo año, ya que la inversión privada no responde inmediatamente, porque si hay un cambio en las expectativas (más inversión pública), se analiza y luego se toma la decisión de inversión. "Por ello, sus efectos se materializarían en uno o dos trimestres", agregó.

Medidas pendientes:Según el economista, hay una falta de 'capital político' para llevar a cabo todas estas medidas anunciadas por el Presidente. Y, entre ellas quedan pendientes: reducir los costos de despido de trabajadores, flexibilizar la legislación laboral, reducir costos relacionados a la seguridad social, revisar el tema de las CTS, vacaciones, gratificaciones, entre otros.

En conclusión, el Gobierno no ha abarcado todos los temas, y es necesario prevalecer estas medidas en el futuro.