Ciudad del Vaticano (Reuters).- El Papa Francisco criticó lo que calificó como un "capitalismo salvaje" durante una visita a una casa de acogida, en un discurso en el que instó a recuperar los valores de la generosidad y la caridad.

"Un ha enseñado la lógica de las ganancias a cualquier costo, de dar con el fin de conseguir sin pensar en la explotación de las personas (…) y vemos los resultados en la crisis que estamos viviendo", dijo el Papa.

Francisco saludó a hombres y mujeres al llegar a la casa de acogida "Don de María", un comedor donde se preparan alimentos para personas pobres que está ubicado en las murallas del .

El primer pontífice no europeo en siglos pidió la semana pasada realizar una reforma al sistema financiero a fin de condenar la "dictadura de la economía" y el "culto al dinero".

Francisco, nacido en Argentina, ha establecido un estilo sencillo en el papado desde que asumió el cargo en marzo, evitando las tradicionales prendas adornadas y viviendo en una casa de huéspedes en lugar del Palacio Apostólico.

El pontífice ha dicho que quiere que la , de 1,200 millones de fieles, defienda a los sectores más pobres y sea más austera.