El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) informó que acudió inmediatamente a supervisar las acciones de Petroperú, operador del Oleoducto Norperuano, por el derrame de petróleo ocurrido el 19 de febrero en el Tramo II de dicho ducto y que se ubica en la zona de Bagua.

La emergencia ambiental se ubicó a la altura del kilómetro 21 de la carretera Bagua – Imaza, en el centro poblado Guadalupe, en el distrito de La Peca de la provincia de Bagua en la región de Amazonas.

Los supervisores del OEFA constataron el inicio de los trabajos de limpieza del hidrocarburo, que cubría un área de aproximadamente 30 metros cuadrados sobre la carretera, y que no afectaba zonas agrícolas.

El OEFA, en cumplimiento de su rol fiscalizador, realizó la toma de muestras de agua superficial y de suelo para el análisis de sustancias químicas que puedan afectar la calidad de dichos componentes ambientales, demostrando así una rápida acción por parte del Estado.

El OEFA, en su calidad de órgano competente para la fiscalización ambiental de las actividades hidrocarburíferas, seguirá supervisando las acciones de contingencia y recuperación ejecutadas por la empresa operadora.