Si bien el Gobierno afirma que busca acelerar la aprobación de los estudios de impacto ambiental () que requieren los proyectos de inversión, con el recientemente aprobado, este en lo que respecta a minería, no estaría contribuyendo a agilizar los trámites de los EIA para ese sector.

Esta advertencia la hizo , especialista en temas mineros del estudio Rosselló, quien indicó a Gestión que ese reglamento si bien consolida la legislación ambiental vinculada a la aprobación de dichos estudios, "no establece un procedimiento muy promotor de las inversiones mineras".

Añadió que, aun cuando el pretende acortar plazos, los trámites para dar luz verde a los EIA, "siguen siendo un procedimiento muy pesado como para poder completarlos satisfactoriamente".

DiscrecionalidadRefirió que la intención de acelerar procesos, depende de que los funcionarios de turno que apliquen el reglamento, en cada instancia del proceso, tengan todos un criterio sano, flexible o promotor, pero en la práctica, ya muchos trámites son bastante complicados, y eso en la nueva norma no se ha destrabado.

Citó como ejemplo, que el reglamento estipula que entidades como el Sernamp, la Autoridad Nacional del Agua (), Digesa o el Serfor, deben dar opinión vinculante sobre un EIA, cuando este tiene que ver con recursos hídricos o zonas protegidas, pero que, si simplemente no emiten tal opinión, o la demoran, no se aprueban esos estudios.

Al respecto, objetó que la norma no diferencie si el uso del agua es para un proyecto de extracción y a la vez de procesamiento del mineral, en el que se emplea buena cantidad de agua, o solo para explotación.

Aun cuando, en este último caso, el uso del agua es mínimo, igual se tendrá que solicitar opinión a esas entidades, observó.

Buenaventura sigue en CongaEl presidente de Buenaventura, , afirmó que esa empresa busca permanentemente el diálogo con las comunidades en torno al proyecto Conga, y que, pese a los problemas para concretarlo, continúa interesada en sacarlo adelante, junto a sus socios.