Módulos Temas Día

Nueva Ley de Contrataciones del Estado podría atentar contra el TLC con EE.UU.

Para el especialista Ricardo Gandolfo, Estados Unidos podría reclamar por posibles perjuicios a sus empresas que participan en compras estatales del Perú.

notitle

El proyecto de la nueva Ley de Contrataciones del Estado (LCE) enviado por el Poder Ejecutivo contiene algunas modificaciones que podrían ser contraproducentes para el Perú y se convertirían en un atentado contra lo establecido en el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, señaló el especialista en compras del Estado, Ricardo Gandolfo.

Explicó que el proyecto del Poder Ejecutivo modifica, entre otros, el cuestionado numeral de la actual legislación que prohíbe someter a arbitraje la decisión que adopta la entidad o la Contraloría General de la República de aprobar o no la ejecución de prestaciones adicionales.

"Ahora se ha precisado, en el tercer párrafo del numeral 45.1, que esa decisión tampoco puede ser sometida a conciliación ni a la Junta de Resolución de Disputas que el párrafo anterior ha incorporado al mundo de las compras públicas", señaló.

Sin embargo, manifestó que también se agrega que "las pretensiones referidas a enriquecimiento sin causa o indebido, pago de indemnizaciones o cualquier otra que se derive u origine en la falta de aprobación de prestaciones adicionales o de la aprobación parcial de éstas, por parte de la Entidad o de la Contraloría General de la República, según corresponda, no pueden ser sometidas a conciliación, arbitraje ni a otros medios de solución de controversias establecidos en la presente Ley o el reglamento"

El especialista indicó que para analizar la procedencia de este añadido y sus implicancias es preciso recordar que la LCE fue promulgada mediante Decreto Legislativo en uso de las facultades legislativas que el Ejecutivo delegó en el Congreso a fin de cumplir con los requisitos necesarios para suscribir el Tratado de Libre Comercio que se estaba negociando con los Estados Unidos.

Entre las condiciones que se habían difundido había una relativa a un conjunto de arbitrajes que precisamente estaban pendientes de ser resueltos o de ser ejecutados por las autoridades nacionales y que los norteamericanos con justa razón deseaban que sean atendidos antes de celebrar el convenio internacional en el que, precisamente, se pondera el hecho de que las controversias que se suscitan entre el Estado y sus proveedores se resuelven en el Perú en la vía arbitral.

Para Gandolfo, recortar la competencia de la jurisdicción arbitral, como se pretende en el numeral glosado, en este contexto, y modificar otros aspectos cruciales como los rangos para admitir propuestas en consultoría de obras, puede resultar "contraproducente y convertirse en un atentado contra el TLC con Estados Unidos".

"Eventualmente esto puede despertar el reclamo de los Estados Unidos cuyos connacionales podrían encontrarse desprotegidos frente a potenciales atropellos de los que podrían ser víctimas en sus relaciones con las distintas entidades con las que contratan al amparo de los convenios internacionales suscritos y bajo el imperio de la Ley de Contrataciones del Estado", anotó.

Enfatizó que ese ángulo no ha sido evaluado por el Poder Ejecutivo al elaborar su propuesta y debería ser examinado con mucho cuidado por el Congreso de la República.

Leer comentarios ( )