(Reuters).- El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de suspendió su ayuda a más de 1.7 millones de refugiados en países vecinos debido a la falta de fondos.

El programa permitía que sirios refugiados en el Líbano, Jordania, Turquía, Irak y Egipto compraran alimentos de tiendas locales con cupones entregados por el PMA.

Muchas familias pasarán hambre en invierno si los donantes no cumplen con los compromisos por US$ 64 millones adicionales para cubrir la ayuda necesaria en diciembre, dijo el PMA.

La agencia ha gastado unos US$ 800 millones en la alimentación de refugiados desde que estalló la guerra civil en Siria en el 2011.

La falta de alimentos podría "potencialmente causar mayores tensiones, inestabilidad e inseguridad en los países vecinos" de Siria que han recibido refugiados, dijo la directora ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin, en un comunicado.