Rocío Barja Marquinarbarja@diariogestion.com.pe

Espera que desespera. Tras tres años de haberse entregado la buena pro para la ejecución de las obras del proyecto de irrigación Majes Siguas II, la decisión técnica final a este proyecto estaría ad portas de ser conocida.

Ello debido a que la de Servicios para Proyectos (Unops) entregará hoy a la Autoridad Nacional del Agua (ANA) los resultados del Estudio de Balance Hídrico de la Cuenca del Río Apurímac (EBHCRA), el cual definirá la viabilidad técnica del proyecto.

Cabe recordar que Naciones Unidas está a cargo de este estudio debido a un fallo emitido por el Tribunal Constitucional en el 2011, luego que se generará una controversia entre los gobiernos de Arequipa y Cusco, donde este último no reconocía los resultados de un anterior estudio de balance hídrico y afirmaba que el proyecto iba a afectar el abastecimiento de agua en Espinar (Cusco).

Al respecto, el gerente general de la Autoridad Autónoma de Majes -Siguas (Autodema), Américo Flores, adelantó a Gestión que cuentan con información que el citado estudio confirmaría la no existencia de impacto negativo en la zona de Espinar (Cusco) por el uso del agua del río Apurímac para Majes Siguas II.

"Eso significaría que el proyecto tiene luz verde y debería empezar cuanto antes. No obstante, los papeles tiene que seguir su ruta", dijo.En ese sentido, explicó que luego que ANA lo reciba y valide lo enviará a la PCM, que procederá a remitirlo al Tribunal Constitucional.

"Es esta última instancia quien hará público el estudio", manifestó.

Ahora bien, al respecto el ministro de Agricultura, Milton Von Hesse, ha señalado en anteriores oportunidades que si las conclusiones del informe no tienen consenso entre los gobiernos de Cusco y Arequipa, entonces será la PCM la que defina el camino a seguir.

Proceso con trabasPara nadie es un secreto que en la controversia de Majes-Siguas existen no solo divergencias técnicas sino también políticas.

En ese sentido, según Flores, el gobierno del Cusco ha puesto trabas al trabajo realizado por la Unops.

"Por ejemplo, conforme al cronograma de ejecución del estudio, cada gobierno regional debía enviar sus demandas de agua sustentadas en marzo de este año. Arequipa cumplió con su parte pero Cusco recién lo hizo en julio", anotó.

Pero eso no es todo. El funcionario afirmó que Cusco planteó como demanda hídrica incorporar 72,000 hectáreas a con 72 m3/s, a lo que Unops le contestó que sus demandas eran incompletas y no reunían los requisitos mínimos exigidos, por lo que le otorgó hasta el 07 de agosto último para absolver sus observaciones.

"Nuevamente, Cusco volvió a retrasarse y recién el 12 de agosto presentó información adicional", comentó.

Informó que con estos datos el 23 de agosto, en la reunión del Comité de Seguimiento, los técnicos de la Unops informaron que la demanda de Cusco era incompleta e inconsistente, y que solo se tomaría como demanda sustentada el recurso hídrico para riego complementario en 6,100 hectáreas.

"Como vemos el gobierno regional de Cusco ha pretendido inflar desproporcionadamente las demandas hídricas, y acaparar con ideas y sin fundamento toda la disponibilidad de agua de la cuenca del río Apurímac", subrayó Flores.

Alerta rojaCabe señalar que la población de Espinar ha anticipado su total rechazo al estudio, amenazando con paralizaciones. Gestión intentó comunicarse con el presidente regional del Cusco, Jorge Acurio, sin éxito.