Las mype forman parte de sectores dinámicos en nuestra economía, pero no están aprovechando el potencial que adquirirían de entrar en el sector formal, ni están consolidándose en el mercado como un agente competitivo, dijo hoy ComexPerú en un comunicado de prensa.

Esto se debe a varios indicadores, entre ellos relacionados a la formalización. Según cifras de la Encuesta Nacional de Hogares (2012), un 73% de sus trabajadores laboraron en negocios informales, el 81% no estuvo afiliado a ningún tipo de pensión y el 48% no recibió ningún tipo de seguro por salud.

"Estos negocios emplean a cerca de 13.7 millones de personas (3.5% más que en 2011), con lo que representan casi el 82% del empleo total en el país. Esto demuestra que cada año los peruanos buscan abrirse paso en el mercado laboral y encuentran grandes oportunidades en las mype", se lee en el artículo.

PromociónLa Ley de Promoción de la Competitividad, Formalización y Desarrollo de la Micro y Pequeña Empresa y del Acceso al Empleo Decente (Ley MYPE) otorga facilidades a estas empresas tanto en el plano financiero como en la implementación y promoción de políticas que generen una plataforma de crecimiento de la mype.

Por el lado financiero, por ejemplo, hay un seguro de salud semisubsidiado por el Estado y la exoneración del pago de la contribución al Servicio Nacional de Adiestramiento en Trabajo Industrial (SENATI), para las empresas de dicho sector.

Por otro lado, en el caso de las MYPE que recién están insertándose en el mercado, el Mintra brinda programas que ofrecen la oportunidad de recibir capacitación a los empresarios y sus trabajadores; y asistencia técnica de parte de peritos en temas empresariales, en Áncash, Arequipa, Apurímac, Ayacucho, Cusco, Huánuco, Ica, Junín, La Libertad, Lambayeque, Lima, Loreto, Moquegua, Piura, Puno, San Martín y Tacna.

"Las oportunidades están puestas sobre la mesa. Es hora de que las mype tomen acción, ya que su éxito puede ser considerado crítico para el crecimiento económico", explica ComexPerú.

Estos negocios deben alcanzar las condiciones de producción eficientes y de transmisión del conocimiento para ser competitivas en el mercado interno peruano y el internacional.

La experiencia empresarial indica que esto es posible solo a través de la asociación de unidades de producción y con entidades que aporten recursos financieros y técnicos a dichas empresas.