La agencia subió las calificaciones de emisor de la ciudad de Lima a Baa1 de Baa3, con una perspectiva que cambió de positiva a estable.

El alza de las calificaciones de la ciudad de Lima surge a partir del alza de las de bonos del gobierno de Perú a A3, reflejando los lazos económicos y financieros de Lima con el gobierno central.

Lima contribuye con 48% del (PBI) de Perú y los niveles de riqueza son más altos que el promedio nacional, dijo Moody's.

La acción también refleja las fuertes prácticas de administración y gobierno interno de Lima que soportan un sólido desempeño financiero, moderados niveles de endeudamiento y una alta liquidez.

La alta base de ingresos propios de Lima (92.1% de los ingresos totales) y su crecimiento en los últimos cinco años (tasa de crecimiento anual compuesta CAGR por sus siglas en inglés de 10.3%) han respaldado los fuertes balances operativos brutos (GOB por sus siglas en inglés) que promediaron 34.8% del ingreso operativo entre 2009 y 2013.

Las perspectivas económicas del país son favorables y se espera se traduzcan en un crecimiento sólido y sostenido de ingresos propios para Lima. La capacidad de Lima para ajustar sus gastos operativos en línea con su ingreso operativo mantendrá el registro continuo de elevados GOB, fortaleza clave de la calidad crediticia de Lima.

Aunque los resultados financieros de Lima han sido volátiles, motivado principalmente por el efecto que ejerce el ciclo electoral en el nivel de inversiones de capital, en 2013 el déficit financiero fue equivalente a -4.7% del total de los ingresos y esperamos que permanezca moderado en 2014.

El indicador de deuda a ingresos totales fue de 32.9% en 2013 y Moody's estima que permanecerá moderado y en alrededor de 38% en 2014. Aunque la proporción de deuda denominada en moneda extranjera es de 33.3%, Lima está en el proceso de contratar swaps de tipo de cambio para limitar estos riesgos.

La liquidez, medida por el capital de trabajo a ingresos totales registró 73.3% en 2013, un muy elevado nivel que proporciona una sólida protección contra choques imprevistos, según la .

El cambio de la perspectiva a estable se debe principalmente al cambio similar en la perspectiva de las calificaciones del gobierno de Perú. También refleja la expectativa de Moody's de que el desempeño financiero de la ciudad permanecerá fuerte en los próximos 12 a 18 meses.

Un cambio en el marco institucional que permita mayor flexibilidad para cambiar las tasas de impuestos, la permanencia de indicadores financieros fuertes y un nivel de deuda moderado, podrían conducir a un alza en las calificaciones de Lima. También un alza de las calificaciones de bonos del gobierno de Perú podría ejercer presión al alza en las calificaciones de Lima.

Por otro lado, un deterioro del desempeño financiero, incluyendo altos déficits y considerables incrementos en los niveles de endeudamiento, podría ejercer presión a la baja en las calificaciones. Asimismo, una baja de las calificaciones de Perú podría provocar una baja de las calificaciones de Lima.