Roma/Fráncfort (Reuters).- El primer ministro italiano, , afirmó que Europa empieza a ver la luz al final del túnel en la crisis de deuda soberana, pese a una ráfaga de datos económicos que parecen sugerir lo contrario.

Mientras el desempleo de la zona euro toca un máximo histórico, la huida de capitales desde España se acelera y las ventas minoristas vuelven a caer, el optimismo de Monti contrasta con el ánimo en los mercados, que están perdiendo la esperanza respecto a una rápida intervención del para resolver los problemas de la región.

Monti ha abogado por una acción concertada de los fondos de rescate de la zona euro y el BCE para hacer bajar los costos de endeudamiento, que amenazan con dejar a España e Italia, la tercera y cuarta mayores economías de la zona euro, fuera de los mercados de deuda.

En respuesta a una pregunta en la emisora estatal RAI, Monti dijo: "Es un túnel, pero está apareciendo alguna luz. Nosotros, y el resto de Europa, estamos acercándonos al final del túnel". Monti se reunió el martes París con el presidente francés, François Hollande, donde reiteró que era clave no perder impulso en la batalla para restaurar la estabilizad en la zona euro.

Monti agregó que las decisiones tomadas en la cumbre del mes pasado empezaban a dar resultados. "Estamos viendo ahora los resultados tanto en la disposición de las instituciones europeas como de los gobiernos nacionales, incluyendo Alemania", dijo Monti.

El presidente del BCE, , dijo la semana pasada que el banco central hará lo que sea necesario dentro de su mandato por preservar al euro, elevando las expectativas de los inversionistas de una reanudación de un suspendido programa de compra de bonos gubernamentales.

No obstante, no ha habido señales públicas de que Alemania, la mayor economía de la zona euro y principal contribuyente, vea la necesidad de acciones urgentes.

"Hoy probablemente será un tranquilo último día de mes. Todos están esperando al jueves para ver si Draghi puede cumplir", dijo Lex van Dam, administrador de fondos de cobertura de Hampstead Capital, que administra 500 millones de dólares en activos.

"Será mejor que saque un gran conejo de su sombrero", agregó.

Sin embargo, fuentes del banco central advirtieron contra las expectativas de acciones dramáticas en la reunión mensual del Consejo de Gobierno que establece las políticas del BCE y dijeron que las medidas audaces se podrían tomar a partir de cinco semanas más, ya que aún deben presentarse otros elementos.

Dijeron que primero España tendría que solicitar formalmente un programa de asistencia de la zona euro, idea a la que se ha resistido por el momento, y los gobiernos de la zona euro tendrían que acordar utilizar sus fondos de rescate para comprar bonos en conjunto con el BCE.