Módulos Temas Día

Mohamed El-Erian: Mercados emergentes deben hacer ajustes para mantener la calma

La sensación de un creciente riesgo de una convulsión generalizada de la clase de activos ha dado paso al alivio no solo entre los inversores, sino también en los responsables políticos en los países avanzados y emergentes, así como a las instituciones internacionales.

mercados emergentes

mercados emergentes

Los ajustes de políticas en países individuales han tenido un impacto beneficioso. (Foto: Bloomberg)

Los mercados emergentes han enfrentado condiciones financieras más relajadas en las últimas semanas después de un período de intensa presión. La sensación de un creciente riesgo de una convulsión generalizada de la clase de activos ha dado paso al alivio no solo entre los inversores, sino también en los responsables políticos en los países avanzados y emergentes, así como a las instituciones internacionales.

Los ajustes de políticas en países individuales han tenido un impacto beneficioso. Sin embargo, el gran cambio ha sido un entorno externo menos hostil, desde un dólar más débil y precios más bajos del petróleo hasta condiciones financieras más relajadas para las economías emergentes.

Pero antes de relajarse más, estas economías deben darse cuenta de que parte del alivio externo podría resultar ser temporal y reversible, lo que plantea problemas importantes para las prioridades políticas.

A principios de setiembre, el diferencial de los bonos de mercados emergentes denominados en moneda extranjera se había ampliado a 406 puntos básicos en comparación con un mínimo de 288 puntos básicos el 1 de febrero y 311 puntos básicos a principios de año (medido por el índice JP Morgan EMBI Global index).

Sumado a los mayores rendimientos de Estados Unidos (los bonos del tesoro a 10 años han aumentado casi 80 puntos básicos desde el inicio del año), esto se ha traducido en mayores costos de endeudamiento tanto para la deuda soberana como para la corporativa, al tiempo que los inversionistas lidian con una pérdida del 6% en lo que va del año en un subsegmento que suele ser el menos volátil y frágil de los mercados emergentes.

El índice de monedas de mercados emergentes de JP Morgan también alcanzó el mínimo del año a principios de setiembre, perdiendo casi un 19% en lo que va del año. En el mismo período, las acciones de mercados emergentes habían caído un 12%, según la medición de los fondos cotizados en bolsa de mercados emergentes ETF EEM, y estaban por debajo del índice S&P 500 en 20 puntos porcentuales.

Y uno de los casos problemáticos más intensos, Argentina, estaba en medio de renegociar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, después de un primer acuerdo que no logró estabilizar la moneda. La moneda en Turquía, el otro caso problemático, se había depreciado de 3.80 por dólar a comienzo del año a casi 6.70, y se mantuvo frágil.

Las tensiones del mercado han disminuido desde entonces. El diferencial promedio de los bonos externos se redujo en 50 puntos a principios de octubre, y ahora se sitúa en 376 puntos básicos. Las monedas de los mercados emergentes se han recuperado un poco, ganando más del 3%.

Argentina concluyó un nuevo acuerdo con el FMI que involucra un marco de políticas revitalizado y un mayor apoyo financiero, sentando las bases para una apreciación de la moneda. La lira turca también se ha fortalecido, cerrando la sesión de la semana pasada en 5.65. Las acciones de mercados emergentes, sin embargo, han permanecido bajo presión; El índice EEM registró una pérdida de 15% en lo que va del año hasta el 19 de octubre, aún con un desempeño inferior al S&P en alrededor de 20 puntos porcentuales.

Los ajustes individuales de las políticas de los países desempeñaron un papel importante en los cambios en los mercados y la confianza de los inversores. Dependiendo del país involucrado, estos cambios incluyeron aumentos en las tasas de interés para estabilizar los mercados cambiarios, ajustes en las políticas fiscales, promesas adicionales de reformas estructurales a favor del crecimiento y más países que se acercan al FMI para obtener apoyo financiero.

Sin embargo, dado que este ha sido un esfuerzo político bastante parcial en general, es probable que las mejores condiciones de los mercados emergentes no se hubiesen materializado sin algún alivio en el frente externo.

Desde principios de septiembre, el DXY Dollar Index se ha depreciado un poco más del 5%, los precios del petróleo han retrocedido desde sus máximos, al igual que el rendimiento de los bonos gubernamentales a 10 años (aunque en menor medida).

Si algunas de estas tendencias más recientes continuarán, sigue siendo una pregunta abierta. Específicamente, detrás de estas condiciones de mercado más tranquilas para los mercados emergentes, hemos visto una intensificación de cuatro fuerzas que sugerirían que se podría avecinar una fortaleza renovada del dólar y un aumento en las tasas de interés:

  • La divergencia de crecimiento en los fundamentales económicos entre los países avanzados, con el creciente sobredesempeño de EE.UU., llevó el diferencial de rendimiento de los bonos a 10 años de EE.UU. y Alemania al nivel históricamente elevado de 270 puntos básicos a fines de la semana pasada;
  • Una reiteración por parte de la Reserva Federal, liderada por el Jerome Powell, de su orientación bastante agresiva sobre las tasas de interés a medida que la economía estadounidense cobra mayor impulso, la inflación aumenta y la Fed aparentemente presta más atención al riesgo de inestabilidad financiera futura;
  • Las incertidumbres existentes sobre el régimen de comercio mundial; y
  • Renovadas preocupaciones sobre el impulso de la economía china.

Esta lista no incluye otros riesgos identificados recientemente en las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial, como la falta de espacio para la flexibilidad de las políticas y los niveles de deuda históricamente altos, así como las crecientes tensiones sobre la política presupuestaria entre el nuevo gobierno italiano y la Comisión Europea que llevó a Moody’s a rebajar la calificación crediticia soberana de Italia a Baa3, solo un nivel por encima de la basura.

La mejor manera de pensar acerca de los mercados emergentes es en el contexto de un cambio de régimen más amplio en curso: la transición en curso que se aleja de la amplia, consistente y predecible inyección de liquidez del banco central, hacia una economía y mercados globales más impulsados por los indicadores fundamentales, al tiempo que el balance de riesgos se inclina hacia la baja. Este cambio no es fácil, especialmente porque aumenta los riesgos tanto de errores de política como de accidentes de mercado.

En lugar de esperar que continúe la reciente calma del mercado, las economías emergentes deberían planificar considerando el posible retorno de más presiones inducidas por fuerzas externas. Con este fin, deben continuar haciendo todo lo posible para aumentar su capacidad de recuperación financiera y mejorar la agilidad económica.

Los beneficios resultantes se extenderían más allá de los países individuales. Cuanto más se haga esto, menor será el riesgo de vientos disruptivos de contagio en lo que sigue siendo una clase de activos técnicamente frágiles.

Por Mohamed A. El-Erian

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Leer comentarios ( )