La Procuraduría del Ministerio de Ambiente presentó una medida cautelar para paralizar las actividades de de la empresa Cacao del Perú Norte en la comunidad de Tamshiyacu en .

En el 2013, la comunidad loretana denunció que la entidad privada no contaba con la autorización requerida para el uso de tierra de aptitud agropecuaria ni con la Certificación Ambiental correspondiente.

Ahora, la Procuraduría del se encuentra participando activamente en el proceso de investigación iniciado por la Fiscalía. Se espera la paralización de las actividades de tala de árboles hasta que se resuelva el proceso penal, salvaguardando así el patrimonio ambiental.

Por otro lado, el Organismo de Evaluación de Fiscalización Ambiental () realizó una primera supervisión a la zona en enero del 2014. Ante el impedimento de ingreso de los fiscalizadores a las instalaciones, se ha programado una segunda visita que se realizará la última semana de agosto.

El ente fiscalizador también ha solicitado a las autoridades competentes que informen sobre las acciones de realizadas para mitigar el posible impacto generado en la zona.