El ministro de Comercio Exterior y Turismo, , desmintió una baja en la actividad turística en la ciudad imperial por la por amenazas de secuestros.

"Quizás el entusiasmo de algunos generó alarma. Pero el número de turistas sigue en términos normales, siguen llegando. Existen las garantías del caso para brindar seguridad", afirmó.

El tercer fin de semana de febrero, aseguró Silva, en relación al 2012, se registró incluso mil visitantes más. "Como la misma embajadora afirmó, el servicio es fantástico", añadió.

El ministro minimizó además el impacto del comunicado de la embajada, pues es dirigido principalmente a los diplomáticos."No es una prohibición ni una recomendación para cancelar el viaje, sino solo un aviso", acotó.